© 2023 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

SCOTUS otorga extensión, lo que impide temporalmente que se deje de expulsar migrantes a causa del Título 42

Migrants who crossed the Rio Grande from Ciudad Juarez into El Paso, Texas in order to seek asylum brave freezing temperatures.
Omar Ornelas/El Paso Times/USA TODAY NETWORK via Reuters Co
/
X02835
Migrantes que cruzaron el Río Grande desde Ciudad Juárez hacia El Paso, Texas, para buscar asilo y enfrentaron temperaturas bajo cero mientras esperaban ser procesados por Aduanas y Protección Fronteriza en diciembre de 2022.

Lee esta historia en inglés.

La Corte Suprema de los EE. UU. accedió a una solicitud de diecinueve fiscales generales Republicanos para retrasar el fin de las expulsiones fronterizas del Título 42, pausando una orden que declaraba ilegal la política de la era Trump.

Esta acción de última hora se dio mientras crecía la anticipación con respecto al final del Título 42 que habrá sido el miércoles 21. Los fiscales generales pidieron a la corte que mantenga la política fronteriza que permite la expulsión inmediata de migrantes por motivos de salud.

El Título 42 no es una política migratoria. Sin embargo, los estados liderados por Republicanos han estado tratando de preservar su vigencia porque ha sido efectivo para frenar la migración, especialmente en la frontera sur.

A estos 19 estados se les negó una solicitud de un tribunal federal de apelaciones el viernes y entonces le pidieron al tribunal que bloqueara temporalmente un fallo de un tribunal inferior que determinó que la implementación de la política viola la ley.

En una orden firmada por el juez John Roberts, el tribunal solicitó una respuesta de la administración Biden antes de las 5 p. m., hora del este, del martes.

“Como lo requiere la orden de suspensión administrativa de la Corte Suprema, la orden de salud pública del Título 42 permanecerá vigente en este momento y las personas que intenten ingresar ilegalmente a los Estados Unidos continuarán siendo expulsadas a México”, indicó el Departamento de Seguridad Nacional en una declaración siguiendo la orden de Roberts. "Mientras avanza esta etapa del litigio, continuaremos con nuestros preparativos para administrar la frontera de una manera segura, ordenada y humana cuando se levante la orden de salud pública del Título 42".

El viernes por la noche, la Corte de Apelaciones del Circuito de los EE. UU. en DC falló en contra de los estados, sosteniendo que habían esperado una cantidad de tiempo "excesiva" antes de actuar.

El fallo del lunes por la tarde siguió a un fin de semana tenso en El Paso, donde las autoridades esperaban un aumento significativo en el flujo de migrantes a través de la frontera, justo cuando se aproximaba un frente frío.

Oscar Leeser, alcalde de El Paso, emitió una declaración de emergencia de siete días el sábado, citando saturación en instalaciones ubicadas en la ciudad. El Texas Tribune explicó el lunes que tal declaración podría ofrecer más opciones para albergar a los migrantes durante el clima frío.

Fuerzas militares

El lunes, antes de que se emitiera el fallo judicial, el Departamento Militar de Texas explicó a San Antonio Express-Noticias que también estaba preparado para una nueva afluencia de personas que cruzarían la frontera.

El Departamento dijo en un comunicado que planeaba complementar al personal federal, presumiblemente ocupado con trabajo adicional de procesamiento de migrantes durante los próximos días, para garantizar que los delincuentes no se aprovecharan de la situación.

La Guardia Nacional de Texas envió al menos 400 soldados y equipo a El Paso a bordo de aviones de carga.

Durante el fin de semana, miembros de la Guardia en Eagle Pass apilaron contenedores para crear un muro improvisado en un área de cruce popular. También instalaron focos y los apuntaron hacia el Río Grande.

Más de 6,000 miembros de la Guardia se desplegaron a lo largo de la frontera a partir de noviembre bajo la Operación Lone Star, la iniciativa de seguridad fronteriza del gobernador Greg Abbott.

'Un socio fiel'

Poco antes de la intervención temporal de la Corte Suprema, el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, emitió un comunicado diciendo que había estado en contacto con el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, durante el fin de semana y que mantenía comunicaciones regulares.

“La ciudad de San Antonio se está preparando para cualquier afluencia de inmigrantes como resultado de los cambios en la política federal”, señaló. “El Departamento de Seguridad Nacional ha sido un socio fiel de la ciudad de San Antonio, Caridades Católicas y nuestras otras organizaciones comunitarias para reembolsar por completo cada monto que gastamos en apoyo de los migrantes legales que buscan asilo en los Estados Unidos”.

La semana pasada, el Concejo Municipal de San Antonio votó para buscar un reembolso preventivo del programa de Alimentos y Refugio de Emergencia de FEMA por una suma de $3 millones de dólares de enero a marzo de 2023 para brindar asistencia a las personas que utilizan su Centro de Recursos para Migrantes en San Pedro Avenue.

“Necesitamos que el Congreso continúe apoyando el Programa de alimentos y refugio de emergencia (EFSP son sus siglas en inglés) de FEMA, y esperamos una reforma migratoria federal integral para que tales esfuerzos no sean necesarios en los años venideros”, afirmó Nirenberg.

En casi dos años, desde enero de 2021, la ciudad ha asistido a cerca de 330,000 migrantes.

La ciudad instaló el centro de recursos en julio en respuesta a un aumento en las llegadas a San Antonio. El centro ha visto a más de 92,000 personas usar los servicios del centro con al menos 35,000 personas solo en noviembre. Las personas que han utilizado el centro han venido de países como Venezuela, Cuba, Nicaragua, Colombia, Ecuador y Honduras.

La gran mayoría de las personas en el centro son solicitantes de asilo que han recibido autorización para permanecer en los EE. UU. mientras se escucha su caso de asilo.

'Seguro y protegido'

Sin el Centro de Recursos para Migrantes, el administrador de la ciudad de San Antonio, Erik Walsh, le indicó al consejo la semana pasada que habría un enfoque descoordinado para las personas que de cualquier forma llegarían a San Antonio.

“Imagínese en junio de este año, de manera descentralizada, teníamos 15, 16, 17,000 personas viniendo. Están en el centro, en el aeropuerto, en hoteles, está descentralizado pero de todos modos pasan por la ciudad”, agregó Walsh.

El centro brinda alimentos, asistencia para viaje como boletos de avión y autobús, y manejo de casos proporcionado por Caridades Católicas, mientras que la ciudad mantiene su coordinación con las autoridades federales. Tiene capacidad para proporcionar albergue temporal a 718 personas diariamente, pero al menos en un día vio a más de 1,800 personas utilizar sus servicios.

En días como ese, cuando se alcanza la capacidad máxima, la administradora adjunta de la ciudad, Lori Houston, le dijo al consejo la semana pasada que trabaja para acelerar el traslado de las personas a sus destinos.

“Trabajamos con SAFD para asegurarnos de que se inicie la vigilancia contra incendios, lo que significa que se aseguran de que el edificio esté seguro y protegido, y también trabajamos con el aeropuerto para trasladar potencialmente a las personas al aeropuerto si su vuelo sale dentro de 12 horas en vez de seis horas”, añadió el jueves.

Esta nota fue traducida por Texas Public Radio con apoyo de Gabriela Olivares e Yvette Benavides para NPR y The Texas Newsroom. 

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.