© 2022 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Gobernadores Republicanos enviaron autobuses de inmigrantes a DC y Nueva York, sin planes para su futuro

Migrants arrive by bus from Texas in Washington, D.C.
TOM BRENNER/REUTERS
/
X06967
Migrantes de Venezuela, que abordaron un autobús en Del Rio, Texas, bajan frente al Capitolio de los Estados Unidos en Washington, DC, el martes.

Read this story in English

Desde hace meses, los gobernadores de Texas y Arizona han estado enviando autobuses chárter llenos de inmigrantes y refugiados a la Union Station de Washington, DC, a pocas cuadras del edificio del Capitolio.

Cuando bajan, no encuentran allí ni al gobierno local ni al federal para recibirlos.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dice que comenzó a enviar los autobuses a DC porque la administración de Biden intentó levantar la orden de emergencia del Título 42 que durante la pandemia permitió a los EE.UU. negar la entrada de inmigrantes al país.

Según la oficina de Abbott, más de 6,100 inmigrantes han sido transportados en autobús a DC solo desde Texas. Llegan seis días a la semana, desde las 6 a.m. hasta las 11 p.m., a veces varios autobuses cada día.

Y el viernes, Abbott afirmó que el primer autobús había arribado a la ciudad de Nueva York.

“Además de Washington, DC, la ciudad de Nueva York es el destino ideal para estos migrantes, que pueden recibir la abundancia de servicios y viviendas de la ciudad de los que el alcalde Eric Adams se ha jactado tener en la ciudad santuario”, escribió Abbott en un comunicado. “Espero que cumpla su promesa de dar la bienvenida a todos los migrantes con los brazos abiertos para que nuestras ciudades fronterizas invadidas y abrumadas puedan encontrar alivio”.

La alcaldesa de DC, Muriel Bowser, dice que este es un problema federal que exige una respuesta federal. Ella y otros funcionarios del gobierno local obtuvieron una subvención de FEMA en junio para una organización internacional sin fines de lucro para ofrecer servicios de emergencia a los migrantes.

Hasta ahora, solo los voluntarios locales y el personal sin fines de lucro han recibido estos autobuses en Union Station. Abel Nuñez es el director de CARECEN, el Centro de Recursos para América Central, que intervino para ayudar a las personas que eran trasladadas en autobús a DC cuando todo esto comenzó.

“Fue realmente una locura porque los estaban dejando en la calle”, explicó Nuñez, quien se presentó por primera vez en la estación el 16 de abril después de recibir un aviso de la Oficina del Alcalde de DC para Asuntos Latinos de que un autobús iba en camino.

“Sabíamos que estaba en camino, así que estuvimos allí desde las 5 a.m. esperándolos junto con organizaciones de ayuda mutua”, expuso, y agregó que el primer autobús no llegó hasta las 8 a.m. entonces, estas personas salían de los autobuses”.

La organización pronto se enteró de que a los extranjeros se les había permitido salir de los centros de detención de inmigrantes en la frontera y pasaron muy poco tiempo, a veces menos de un día, en un refugio o una organización sin fines de lucro en la frontera antes de subir al autobús para emprender un viaje de 36 horas.

La semana pasada, el alcalde Bowser solicitó que el gobierno federal desplegara la Guardia Nacional de DC para apoyar al personal sin fines de lucro que ayuda a los migrantes.

El gobierno federal tendría que llamar a la Guardia Nacional de DC porque el distrito no es un estado, pero no lo ha hecho. Además, algunos voluntarios no están de acuerdo con lo que llaman una “respuesta militarizada” a esta crisis humanitaria.

“El gobernador de Texas ha llevado el trabajo de relevo a DC. No somos una ciudad fronteriza, por lo que no estamos acostumbrados a hacer este tipo de trabajo”, explicó Núñez. Su organización ha estado ayudando a los inmigrantes a bajar del autobús con comidas, kits de higiene y un lugar seguro para descansar.

“Para ellos, era solo un viaje gratis”, dijo Nuñez. "Realmente no tenían otras opciones y se les ofreció un autobús a la costa este, Washington, DC, que algunos entendieron que estaba más cerca de su destino final... así que estaban felices".

Pero agregó que solo con voluntarios locales y personal sin fines de lucro saludando a los autobuses, y sin apoyo del gobierno para recibirlos, los migrantes estaban confundidos por el desorden que encontraron una vez que llegaron a DC.

“Tenemos que reconocer que los inmigrantes que llegaron eran principalmente de Venezuela, Nicaragua, Cuba… algunas personas de África Central… así que tenían destinos [finales] como Miami, Nueva Jersey, Nueva York o Tennessee [en mente]”, Nuñez precisó.

“Necesitamos un lugar donde podamos recibirlos, darles una comida y ayudarlos a planificar su próximo paso. Incluso si eso significa quedarse en el área de DC”.

CARECEN ha ayudado a enviar a algunos de los migrantes a California o Texas, o donde sea que tengan familiares o amigos que puedan recibirlos. Aún así, los voluntarios de ayuda dicen que alrededor del 10-15% de los que son dejados por estos autobuses han decidido quedarse en DC indefinidamente.

Una pareja de Venezuela se alojó en casa de un voluntario con sus cuatro hijos hasta su vuelo a Florida.

“Allá en Texas, cuando estábamos en el campo de refugiados, era más duro porque en la frontera hay militares, entonces tratan a la gente como militantes”, describió Ronald, el esposo. “Sentí que estábamos en un lugar mejor. Si no tuviéramos a su familia le dije que nos quedaríamos aquí. Nos quedaríamos en Washington”.

Los críticos, incluidos algunos funcionarios estatales y locales Republicanos, han calificado el plan de Abbott de transportar en autobús a los inmigrantes a DC como un "teatro político". Aún así, el gobernador de Arizona, Doug Ducey, se unió a Texas y comenzó a transportar inmigrantes a la capital de la nación en mayo.

“Sentí que él realmente quería obtener un impacto mediático de esto”, dijo Núñez sobre el movimiento de Abbott. “Y que eventualmente, dos o tres semanas después, cuando todo se calmara, dejaría de hacerlo”.

El gobierno federal aún no ha enviado a la Guardia Nacional para ayudar con los esfuerzos de auxilio.

Cuando eso no sucedió, Nuñez dijo que la comunidad intervino.

“Creo que este es un ejemplo en el que la comunidad local se levantó y dijo: 'No, no vamos a tener caos en nuestra ciudad, vamos a ser solidarios con las personas que están en los autobuses y ayudarlos lo mejor que podamos'”, enfatizó Nuñez. “Ahora estamos llegando a nuestro límite”.

Pero agregó que los recursos de la ciudad o del gobierno federal y otros municipios realmente ayudarían. “Creo que podemos hacer un trabajo increíble al demostrarle a esta nación lo que es realmente integrar a los recién llegados a nuestras comunidades”.

Esta nota fue traducida por Texas Public Radio con apoyo de Gabriela Olivares e Yvette Benavides para NPR y The Texas Newsroom. 

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.