© 2020 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
TPR Noticias

Estos son los mayores cambios en la cuenta oficial del tiroteo en la escuela Uvalde

People react after a mass shooting at Robb Elementary School in Uvalde
NURI VALLBONA/REUTERS
/
X06644
Un oficial camina afuera de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, el 25 de mayo.

Read this story in English

La narrativa oficial del tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, ha cambiado drásticamente desde que surgió la noticia de un tirador activo en la escuela registrado el pasado 24 de mayo. Las autoridades han corregido repetidamente las declaraciones oficiales, luego de que fueran contradichas por nueva información.

“Se han dicho muchas cosas, algunas son correctas, otras incorrectas”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott, en una conferencia de prensa un día después del tiroteo. Solo unos días después, Abbott dijo que él mismo había sido "engañado" sobre la respuesta de la policía al tiroteo.

"Estoy furioso", dijo Abbott.

No estaba solo. Los detalles cambiantes profundizan el dolor y la indignación que causó la tragedia de Uvalde, que dejó 19 niños y dos docentes muertos y 17 heridos. Cuando compartieron noticias sobre la investigación, Abbott y otros dijeron que su información era preliminar. Pero las inconsistencias sacudieron la fe pública en la policía y otras instituciones, cuando la gente buscaba en ellos información confiable y rendición de cuentas.

Aquí hay un resumen de cómo la historia oficial ha cambiado con el tiempo:

La policía esperó antes de matar al pistolero.

Las preguntas sobre el momento del asalto policial que mató al atacante fueron impulsadas por videos y relatos de testigos que mostraban a padres angustiados suplicando a los oficiales que persiguieran al atacante. Las autoridades ahora dicen que el atacante pasó casi una hora y 20 minutos dentro de la escuela.

25 de mayo: El día después del tiroteo, el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, cuya agencia en ese momento dirigía la investigación, dijo que un equipo de policías de Uvalde y oficiales del distrito escolar "ingresaron de inmediato, porque sabemos como oficiales, cada segundo salva una vida."

Pero momentos después, McCraw dijo que era probable que transcurrieran entre 40 minutos y una hora entre los primeros disparos del pistolero y su muerte a manos de un equipo dirigido por una unidad táctica de la Patrulla Fronteriza. Aún así, dijo McCraw, los oficiales "se involucraron de inmediato... [y] salvaron a otros niños. Lo mantuvieron inmovilizado. Y estamos muy orgullosos de eso".

Abbott dijo en la misma conferencia de prensa: "La razón por la que no fue peor es porque los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley hicieron lo que hacen: mostraron un coraje increíble al correr hacia los disparos con el único propósito de tratar de salvar vidas. Y pasó así gracias a su rápida respuesta... Eliminando al pistolero, pudieron salvar vidas, desafortunadamente, no lo suficiente".

Steven C. McCraw, director y coronel del Departamento de Seguridad Pública de Texas, habla durante una conferencia de prensa sobre el tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb el 27 de mayo en Uvalde, Texas.

27 de mayo: McCraw dio una cronología detallada del tiroteo, hablando fuera de la escuela. Dio una revelación sorprendente: el comandante del incidente, que luego se confirmó que era el jefe de policía del distrito escolar, Pete Arredondo, había dejado de tratar la situación como un escenario de tirador activo, juzgando que el pistolero se había atrincherado en el interior, dijo McCraw. Eso dejó a los oficiales esperando más equipo y respaldo, ya que Arredondo creía que "no había riesgo para otros niños", dijo el jefe del DPS.

"Desde el punto de vista retrospectivo, donde estoy sentado ahora, por supuesto que no fue la decisión correcta", dijo McCraw. "Fue la decisión equivocada, punto. No hay excusa para eso".

McCraw citó llamadas al 911 de estudiantes dentro de la escuela que dijeron que algunos niños todavía estaban vivos y otros estaban muertos, y que pedían ayuda inmediata. Pero minuto tras minuto insoportable, esa ayuda no llegó.

El primer estudiante llamó a las 12:03, dijo McCraw, 30 minutos después de que entró el pistolero, según su línea de tiempo. Fue entonces cuando hasta 19 oficiales estaban en el pasillo fuera del salón de clases. No fue hasta alrededor de las 12:50 que un grupo de oficiales federales y locales persiguieron al pistolero, dijo McCraw. Para entonces, el mismo estudiante que inicialmente llamó al 911 había llamado al menos cuatro veces más.

Además del peligro continuo de los niños atrapados por el atacante, dijo McCraw, la demora puede haber impedido los esfuerzos para salvar a las personas heridas, y afirmó: "Es importante para salvar vidas llegar allí de inmediato y brindar ayuda".

Después de que McCraw habló, Abbott dijo en una conferencia de prensa separada que sus comentarios anteriores habían sido una "recitación" de la información que le dieron las agencias relevantes. Reconociendo que parte de su relato resultó ser inexacto, Abbott prometió que los investigadores descubrirán todos los hechos del caso, incluso porqué la policía siguió la estrategia que siguió.

“Hay personas que merecen respuestas, y esas son las familias cuyas vidas han sido destruidas”, dijo el gobernador. "Necesitan respuestas que sean precisas, y es inexcusable que puedan haber sufrido por cualquier información inexacta".

El oficial de recursos escolares no vio al atacante.

Los primeros relatos describieron que un oficial desafió al pistolero cuando se dirigía a la escuela, pero eso se corrigió más tarde. En cambio, entró a la escuela y encontró un salón de clases lleno de alumnos de cuarto grado y sus maestros.

25 de mayo: McCraw dijo que cuando el pistolero se acercó, "había un valiente oficial de recursos del distrito escolar independiente consolidado que se le acercó y lo enfrentó en ese momento. No hubo intercambio de disparos, pero el sujeto pudo llegar a la escuela".

26 de mayo: "Se informó que un oficial de policía del distrito escolar confrontó al sospechoso que estaba ingresando. Ese relato no es exacto", dijo en una conferencia de prensa Víctor Escalón, director regional del DPS de Texas. "Entró sin obstáculos inicialmente". Escalón agregó que "no fue confrontado por nadie, para limpiar el registro de eso".

27 de mayo: McCraw dijo que el oficial de la escuela en realidad pasó junto al pistolero en el estacionamiento. Culpó de la confusión a las primeras entrevistas, diciendo que los agentes de policía son vulnerables al estrés como cualquier otra persona, y "a veces los testigos se equivocan".

"La conclusión es que el oficial no estaba en la escena, ni en el campus" antes de que recibiera la llamada al 911 de un hombre con un arma, dijo McCraw. Agregó que el oficial condujo hasta la escuela y corrió hacia una persona que pensó que era el hombre armado, que resultó ser un maestro.

El oficial "pasó junto al sospechoso, que estaba agazapado detrás de un vehículo, donde comenzó a disparar contra la escuela", dijo McCraw.

La puerta trasera de la escuela no estaba abierta

El pistolero ingresó a la escuela por una puerta trasera, portando un rifle y una mochila con municiones. Debido a que la escuela se encuentra en diagonal en un lote de esquina, esa entrada da a una calle lateral y un área de estacionamiento cerca de donde el hombre armado estrelló un camión en una zanja.

27 de mayo: McCraw les dijo a los periodistas que el hombre armado ingresó a Robb Elementary por la puerta trasera que una maestra dejó abierta. Momentos antes, dijo, la maestra había usado la puerta para sacar su teléfono celular.

"Esa puerta trasera estaba abierta. No se suponía que debía estar abierta, se suponía que debía estar bloqueada. Y ciertamente la maestra que volvió a buscar su teléfono celular lo había dejado abierto nuevamente. Así que ese era un punto de acceso", dijo McCraw.

31 de mayo: la maestra se hace pública y dice a través de un abogado que retiró una piedra que se usaba para abrir la puerta con barra de empuje después de ver al pistolero y que se aseguró de que la puerta estuviera cerrada.

La maestra había salido a traer comida del área de estacionamiento a la escuela antes del almuerzo. Luego usó su teléfono para llamar al 911 para informar el accidente de la camioneta, y mientras hablaba por teléfono, el conductor corrió hacia ella con un rifle estilo AR-15.

Las autoridades dicen que el hombre armado ingresó a la escuela primaria Robb por una puerta trasera cerca de un estacionamiento, y aclararon que un maestro no dejó la puerta abierta. La escuela se ve aquí en una vista aérea del 25 de mayo, el día después del tiroteo.

"Así que inmediatamente corrió adentro, pateó la piedra y cerró la puerta", dijo su abogado, Don Flanary, a NPR. La maestra, cuyo nieto va a Robb, quedó "devastada" cuando McCraw dijo que dejó la puerta abierta, dijo Flanary. Cuando se comunicó con el DPS sobre el tema, confirmaron su versión de los hechos, citando grabaciones de video, agregó Flanary.

"Verificamos que cerró la puerta", dijo a The Associated Press Travis Considine, director de comunicaciones del DPS de Texas. Agregó que la puerta debería haberse bloqueado automáticamente cuando se cerró, pero no fue así.

Las inconsistencias provocaron llamados para una investigación federal

El Departamento de Justicia está realizando una Revisión de Incidentes Críticos del tiroteo en Robb Elementary. El departamento dice que su objetivo es crear una "cuenta independiente de las acciones y respuestas de las fuerzas del orden ese día".

El DOJ quiere destacar especialmente las lecciones aprendidas en Uvalde, para identificar prácticas que podrían ayudar a los socorristas en otras comunidades a prepararse para lidiar con situaciones de tiradores activos en el futuro.

La noticia de la revisión federal se produjo después de que numerosos políticos pidieron un análisis externo de lo sucedido. Esta semana, CLEAT, un importante sindicato policial de Texas, aconsejó a sus miembros que cooperen plenamente con cualquier investigación del gobierno sobre la respuesta policial al tiroteo masivo.

"Ha habido una gran cantidad de información falsa y engañosa después de esta tragedia", afirmó CLEAT. "Parte de la información provino de los niveles más altos del gobierno y de las fuerzas del orden. Las fuentes que los tejanos alguna vez consideraron férreas y completamente confiables ahora han resultado ser falsas".

On Fri, Jun 3, 2022 at 9:13 PM Dan Katz <dan@tpr.org> wrote:

Estos son los mayores cambios en la cuenta oficial del tiroteo en la escuela Uvalde

Un oficial camina afuera de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, el 25 de mayo.

La narrativa oficial del tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, ha cambiado drásticamente desde que surgió la noticia de un tirador activo en la escuela registrado el pasado 24 de mayo. Las autoridades han corregido repetidamente las declaraciones oficiales, luego de que fueran contradichas por nueva información.

“Se han dicho muchas cosas, algunas son correctas, otras incorrectas”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott, en una conferencia de prensa un día después del tiroteo. Solo unos días después, Abbott dijo que él mismo había sido "engañado" sobre la respuesta de la policía al tiroteo.

"Estoy furioso", dijo Abbott.

No estaba solo. Los detalles cambiantes profundizan el dolor y la indignación que causó la tragedia de Uvalde, que dejó 19 niños y dos docentes muertos y 17 heridos. Cuando compartieron noticias sobre la investigación, Abbott y otros dijeron que su información era preliminar. Pero las inconsistencias sacudieron la fe pública en la policía y otras instituciones, cuando la gente buscaba en ellos información confiable y rendición de cuentas.

Aquí hay un resumen de cómo la historia oficial ha cambiado con el tiempo:

La policía esperó antes de matar al pistolero.

Las preguntas sobre el momento del asalto policial que mató al atacante fueron impulsadas por videos y relatos de testigos que mostraban a padres angustiados suplicando a los oficiales que persiguieran al atacante. Las autoridades ahora dicen que el atacante pasó casi una hora y 20 minutos dentro de la escuela.

25 de mayo: El día después del tiroteo, el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, cuya agencia en ese momento dirigía la investigación, dijo que un equipo de policías de Uvalde y oficiales del distrito escolar "ingresaron de inmediato, porque sabemos como oficiales, cada segundo de una vida."

Pero momentos después, McCraw dijo que era probable que transcurrieran entre 40 minutos y una hora entre los primeros disparos del pistolero y su muerte a manos de un equipo dirigido por una unidad táctica de la Patrulla Fronteriza. Aún así, dijo McCraw, los oficiales "se involucraron de inmediato... [y] salvaron a otros niños. Lo mantuvieron inmovilizado. Y estamos muy orgullosos de eso".

Abbott dijo en la misma conferencia de prensa: "La razón por la que no fue peor es porque los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley hicieron lo que hacen: mostraron un coraje increíble al correr hacia los disparos con el único propósito de tratar de salvar vidas. Y pasó así gracias a su rápida respuesta... Eliminando al pistolero, pudieron salvar vidas, desafortunadamente, no lo suficiente".

Steven C. McCraw, director y coronel del Departamento de Seguridad Pública de Texas, habla durante una conferencia de prensa sobre el tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb el 27 de mayo en Uvalde, Texas.

27 de mayo: McCraw dio una cronología detallada del tiroteo, hablando fuera de la escuela. Dio una revelación sorprendente: el comandante del incidente, que luego se confirmó que era el jefe de policía del distrito escolar, Pete Arredondo, había dejado de tratar la situación como un escenario de tirador activo, juzgando que el pistolero se había atrincherado en el interior, dijo McCraw. Eso dejó a los oficiales esperando más equipo y respaldo, ya que Arredondo creía que "no había riesgo para otros niños", dijo el jefe del DPS.

"Desde el punto de vista retrospectivo, donde estoy sentado ahora, por supuesto que no fue la decisión correcta", dijo McCraw. "Fue la decisión equivocada, punto. No hay excusa para eso".

McCraw citó llamadas al 911 de estudiantes dentro de la escuela que dijeron que algunos niños todavía estaban vivos y otros estaban muertos, y que pedían ayuda inmediata. Pero minuto tras minuto insoportable, esa ayuda no llegó.

El primer estudiante llamó a las 12:03, dijo McCraw, 30 minutos después de que entró el pistolero, según su línea de tiempo. Fue entonces cuando hasta 19 oficiales estaban en el pasillo fuera del salón de clases. No fue hasta alrededor de las 12:50 que un grupo de oficiales federales y locales persiguieron al pistolero, dijo McCraw. Para entonces, el mismo estudiante que inicialmente llamó al 911 había llamado al menos cuatro veces más.

Además del peligro continuo de los niños atrapados por el atacante, dijo McCraw, la demora puede haber impedido los esfuerzos para salvar a las personas heridas, y afirmó: "Es importante para salvar vidas llegar allí de inmediato y brindar ayuda".

Después de que McCraw habló, Abbott dijo en una conferencia de prensa separada que sus comentarios anteriores habían sido una "recitación" de la información que le dieron las agencias relevantes. Reconociendo que parte de su relato resultó ser inexacto, Abbott prometió que los investigadores descubrirán todos los hechos del caso, incluso porqué la policía siguió la estrategia que siguió.

“Hay personas que merecen respuestas, y esas son las familias cuyas vidas han sido destruidas”, dijo el gobernador. "Necesitan respuestas que sean precisas, y es inexcusable que puedan haber sufrido por cualquier información inexacta".

El oficial de recursos escolares no vio al atacante.

Los primeros relatos describieron que un oficial desafió al pistolero cuando se dirigía a la escuela, pero eso se corrigió más tarde. En cambio, entró a la escuela y encontró un salón de clases lleno de alumnos de cuarto grado y sus maestros.

25 de mayo: McCraw dijo que cuando el pistolero se acercó, "había un valiente oficial de recursos del distrito escolar independiente consolidado que se le acercó y lo enfrentó en ese momento. No hubo intercambio de disparos, pero el sujeto pudo llegar a la escuela".

26 de mayo: "Se informó que un oficial de policía del distrito escolar confrontó al sospechoso que estaba ingresando. Ese relato no es exacto", dijo en una conferencia de prensa Víctor Escalón, director regional del DPS de Texas. "Entró sin obstáculos inicialmente". Escalón agregó que "no fue confrontado por nadie, para limpiar el registro de eso".

27 de mayo: McCraw dijo que el oficial de la escuela en realidad pasó junto al pistolero en el estacionamiento. Culpó de la confusión a las primeras entrevistas, diciendo que los agentes de policía son vulnerables al estrés como cualquier otra persona, y "a veces los testigos se equivocan".

"La conclusión es que el oficial no estaba en la escena, ni en el campus" antes de que recibiera la llamada al 911 de un hombre con un arma, dijo McCraw. Agregó que el oficial condujo hasta la escuela y corrió hacia una persona que pensó que era el hombre armado, que resultó ser un maestro.

El oficial "pasó junto al sospechoso, que estaba agazapado detrás de un vehículo, donde comenzó a disparar contra la escuela", dijo McCraw.

La puerta trasera de la escuela no estaba abierta

El pistolero ingresó a la escuela por una puerta trasera, portando un rifle y una mochila con municiones. Debido a que la escuela se encuentra en diagonal en un lote de esquina, esa entrada da a una calle lateral y un área de estacionamiento cerca de donde el hombre armado estrelló un camión en una zanja.

27 de mayo: McCraw les dijo a los periodistas que el hombre armado ingresó a Robb Elementary por la puerta trasera que una maestra dejó abierta. Momentos antes, dijo, la maestra había usado la puerta para sacar su teléfono celular.

"Esa puerta trasera estaba abierta. No se suponía que debía estar abierta, se suponía que debía estar bloqueada. Y ciertamente la maestra que volvió a buscar su teléfono celular lo había dejado abierto nuevamente. Así que ese era un punto de acceso", dijo McCraw.

31 de mayo: la maestra se hace pública y dice a través de un abogado que retiró una piedra que se usaba para abrir la puerta con barra de empuje después de ver al pistolero y que se aseguró de que la puerta estuviera cerrada.

La maestra había salido a traer comida del área de estacionamiento a la escuela antes del almuerzo. Luego usó su teléfono para llamar al 911 para informar el accidente de la camioneta, y mientras hablaba por teléfono, el conductor corrió hacia ella con un rifle estilo AR-15.

Las autoridades dicen que el hombre armado ingresó a la escuela primaria Robb por una puerta trasera cerca de un estacionamiento, y aclararon que un maestro no dejó la puerta abierta. La escuela se ve aquí en una vista aérea del 25 de mayo, el día después del tiroteo.

"Así que inmediatamente corrió adentro, pateó la piedra y cerró la puerta", dijo su abogado, Don Flanary, a NPR. La maestra, cuyo nieto va a Robb, quedó "devastada" cuando McCraw dijo que dejó la puerta abierta, dijo Flanary. Cuando se comunicó con el DPS sobre el tema, confirmaron su versión de los hechos, citando grabaciones de video, agregó Flanary.

"Verificamos que cerró la puerta", dijo a The Associated Press Travis Considine, director de comunicaciones del DPS de Texas. Agregó que la puerta debería haberse bloqueado automáticamente cuando se cerró, pero no fue así.

Las inconsistencias provocaron llamados para una investigación federal

El Departamento de Justicia está realizando una Revisión de Incidentes Críticos del tiroteo en Robb Elementary. El departamento dice que su objetivo es crear una "cuenta independiente de las acciones y respuestas de las fuerzas del orden ese día".

El DOJ quiere destacar especialmente las lecciones aprendidas en Uvalde, para identificar prácticas que podrían ayudar a los socorristas en otras comunidades a prepararse para lidiar con situaciones de tiradores activos en el futuro.

La noticia de la revisión federal se produjo después de que numerosos políticos pidieron un análisis externo de lo sucedido. Esta semana, CLEAT, un importante sindicato policial de Texas, aconsejó a sus miembros que cooperen plenamente con cualquier investigación del gobierno sobre la respuesta policial al tiroteo masivo.

"Ha habido una gran cantidad de información falsa y engañosa después de esta tragedia", afirmó CLEAT. "Parte de la información provino de los niveles más altos del gobierno y de las fuerzas del orden. Las fuentes que los tejanos alguna vez consideraron férreas y completamente confiables ahora han resultado ser falsas".

Esta nota fue traducida por Texas Public Radio con apoyo de Gabriela Olivares, Roberto Sierra, Francisco Marín e Yvette Benavides, para NPR y The Texas Newsroom. Haga clic aquí para más cobertura de Uvalde en español.

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.