© 2020 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
TPR Noticias

Las Pruebas De COVID-19 Para Solicitantes De Asilo Generan Un Acalorado Debate Entre Los Miembros Del Concejo De La Ciudad De San Antonio

City-Council-Palacios-040821.JPG
Joey Palacios / Texas Public Radio
/
El alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, el concejal del Distrito 10 Clayton Perry, y el concejal del Distrito 9 John Courage el 8 de abril de 2021

Este jueves, la financiación para ayudar a los solicitantes de asilo que pasan por Alamo City enfrentó un feroz debate en la reunión del concejo de la ciudad de San Antonio.

El concejal del Distrito 10, Clayton Perry, dijo que los migrantes pueden ser portadores del coronavirus, señalamiento que tocó una fibra sensible entre sus colegas del concejo.

La agenda incluía un posible artículo para proporcionar $200.000 a Caridades Católicas. Ese dinero se usaría para apoyar a los solicitantes de asilo entregados en San Antonio al ser liberados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

La discusión del jueves comenzó con una pregunta del concejal del Distrito 10, Clayton Perry, a la asistente del administrador de la ciudad, Lori Houston. Perry le preguntó cuántos migrantes pasan por San Antonio todos los días.

“Recibimos entre 300 y 500 migrantes en el aeropuerto de San Antonio todos los días”, respondió Houston.

Desde abril de 2021, aproximadamente 30,000 solicitantes de asilo han llegado a San Antonio y se han mudado a otras partes de Estados Unidos. Vienen de la frontera sur con autorización federal para estar aquí, y son de todo el mundo. Permanecen aquí por un día más o menos hasta que organizaciones como Caridades Católicas o la Coalición de Bienvenida Interreligiosa puedan ayudarlos a subir a un avión o autobús rumbo a su destino final.

Sin esa financiación, Houston afirmó que los asilados estarían solos.

“Habría cientos de personas que se presentaron en el aeropuerto necesitando asistencia. Existen barreras de idioma para obtener esa ayuda. No podríamos atender eso y brindar la compasión que necesitamos tener”, agregó.

La preocupación de Perry es si los migrantes son examinados para detectar el coronavirus o no. Houston dijo que algunos lo son, pero no todos, y que las pruebas no podían ser obligatorias. Ahí es donde Perry enfatizó que esto debería depender del gobierno federal.

“Simplemente están yendo hacia todos lados y no sabemos si son positivos en nuestras comunidades. Entonces yo diría que todos deberían enviar cartas, correos electrónicos, mensajes de texto, lo que sea, a sus representantes federales para aclarar esto y ciertamente lo haré”, indicó Perry.

En 2019, la ciudad vio a decenas de miles de solicitantes de asilo pasar por San Antonio. Durante siete meses, la ciudad operó un centro de recursos para migrantes cerca de la estación de autobuses Greyhound en la zona centro.

Varios miembros del concejo estuvieron en desacuerdo con la posición de Perry. La concejal del Distrito 7, Ana Sandoval, lo vinculó con el racismo.

“Creo que llamar a este tema a discusión se debe a que las personas que reciben estos servicios son personas de color y porque tienen un origen nacional diferente al de algunas de las personas sentadas en el estrado”, advirtió Sandoval. "Y como miembro de esta comunidad y alguien que no nació en los Estados Unidos, me siento muy mal y me siento ofendida por eso".

La concejal del Distrito 5, Teri Castillo, que representa a la Zona Oeste de San Antonio, reiteró sobre las palabras y cómo se estaban usando.

“La retórica que caracteriza a los migrantes o refugiados como portadores de enfermedades o virus es muy peligrosa”, subrayó.

Perry negó cualquier intención racista.

"(No) tiene nada que ver con la raza y me ofende mucho que siempre juguemos la carta racial en algo como esto, que eso es absurdo", puntualizó Perry.

También negó que tuviera la intención de caracterizar a los migrantes como portadores del virus.

"Nadie está acusando a todo el mundo de cruzar la frontera como una enfermedad o ser un portador de virus... no sabemos cuántos están siendo examinados y si vienen con algún tipo de virus", argumentó.

Al concejal del Distrito 9, John Courage, le preocupó que los comentarios de Perry pudieran malinterpretarse.

“Esto va a causar miedo e ira entre algunas personas de nuestra comunidad porque creerán que estamos permitiendo que entren aquí miles de personas que nos van a infectar y enfermar”, expresó Courage. “Realmente creo que ese es el mensaje que algunas personas van a asumir por lo que usted dijo, concejal. Y creo que ese mensaje está bastante alejado de la verdad".

Courage también aludió al hecho de que tampoco todos los que bajan de un avión en el aeropuerto son examinados. La concejal del Distrito 3, Phyllis Viagran, señaló que la necesidad de apoyo para el asilo no disminuirá en el corto plazo.

“Esta es una situación que no va a desaparecer. Sabemos que con las noticias recientes que salen de Haití, que salen de Afganistán, veremos refugiados. Veremos solicitantes de asilo”, añadió Viagran.

El concejo de la ciudad finalmente aprobó la medida en una votación unánime, incluido el regidor Perry. En un comunicado emitido después de la reunión del concejo, Perry dijo que el gobierno federal ha fallado en cuestiones de inmigración, y esto es una extensión de ese fracaso.

“Este es un problema humanitario y de salud, y como una ciudad compasiva, nuestros líderes deben permitir que todos expresen sus preocupaciones, en lugar de descartarlos como racistas. Mis preocupaciones están relacionadas con la falta de acción del gobierno federal para controlar esta crisis”, planteó.

Los $200.000 que está gastando la ciudad serán reembolsados con fondos del Plan Americano de Rescate.

TPR fue fundada y apoyada por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, considere aportar un donativo hoy mismo.