© 2020 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
TPR Noticias

El Apoyo Familiar Y Las Responsabilidades Son La Base De La Experiencia Universitaria Para Estudiantes Latinos En San Antonio

051421_CMP_UTSA_Commencement_Drive_1.jpg
Camille Phillips
/
Texas Public Radio
Su familia celebra a una egresada de la Universidad de Texas en San Antonio durante la campaña de graduación de mayo de 2021 de UTSA.

Read this story in English.

Hay una percepción en San Antonio de que la baja tasa de asistencia universitaria en la ciudad — especialmente entre los latinos — se debe en gran parte a las expectativas de la familia y la comunidad.

Los consejeros escolares y los asesores universitarios hablan sobre la necesidad de convencer tanto a los estudiantes como a los padres de que la universidad es una posibilidad porque nadie en su familia ha asistido antes. Los líderes educativos y los proveedores de becas dicen que las familias latinas a menudo esperan que sus hijos ingresen a la fuerza laboral después de la escuela secundaria porque eso es lo que hicieron sus padres y abuelos.

Sin embargo, la gran mayoría de los estudiantes latinos inscritos en una de las instituciones públicas de educación superior de San Antonio dicen que su familia los alentó a ir a la universidad.

En una encuesta que TPR envió esta primavera a estudiantes inscritos actualmente o recientemente, resultó que el 85% de los latinos encuestados dijeron que sus padres los alentaron a ir a la universidad. Los estudiantes afroamericanos, blancos y asiáticos tuvieron el mismo grado de motivación que sus padres, aunque era más probable que sus padres hubieran ido a la universidad. Más de 2,600 estudiantes respondieron la encuesta.

La encuesta de TPR encontró que la edad tiene una mayor influencia en las expectativas familiares que la raza y la etnia. Cuanto mayor era un estudiante, era menos probable que tuviera un padre que lo animara a ir a la universidad, independientemente de su raza.

Más del 90% de los estudiantes blancos e hispanos menores de 26 años dijeron que sus padres los alentaron a ir a la universidad. Ese número se redujo a 85% para los estudiantes de 26 a 30 años.

Menos del 60% de los estudiantes hispanos de entre 31 y 45 años dijeron que sus padres los alentaron. Un mayor porcentaje de estudiantes blancos mayores recibió el estímulo de sus padres, pero la diferencia no fue tan estadísticamente significativa como la diferencia entre estudiantes más jóvenes y mayores de la misma raza.

Expectativas De La Familia

Deniff Lara es una de los más de 500 latinos encuestados que dijeron que sus padres lo alentaron a ir a la universidad a pesar de que ellos no fueron a la universidad.

“Siempre me animaron, desde que era chico, a tener una educación superior”, explicó Lara, de 19 años. “Creo que en cierto momento todos esperan ir a la universidad y quieren ir a la universidad, pero no siempre sucede así”.

Lara se inscribió en la Universidad de Texas en San Antonio en el otoño pasado después de recibir suficientes becas y subvenciones basadas en sus necesidades para pagar la colegiatura, las cuotas y los libros.

“Mi mamá me dio el apoyo emocional que necesitaba para seguir adelante e ingresar a la universidad. Creo que esa es la parte más difícil, simplemente ingresar a la universidad”, afirmó Lara.

Según Vanessa Sansone, no son solo los educadores locales los que a veces piensan que los estudiantes no van a la universidad porque sus padres no quieren que vayan.

“(Lo sé) los consejeros de investigación nacionales tienden a responder de esa manera. Pero recapacitando, ¿eso es verdad? Cuestionó Sansone, profesora asistente de política educativa en UTSA. “¿Son realmente los padres, o es el hecho de que se tiene un número de 1,000 casos de estudiantes (que) estás tratando de atender y los fondos limitados que se tienen ahora en este ciclo legislativo? (Tal vez) tuviste que dejar de lado todos sus talleres de acceso a la universidad, y tal vez incluso los puestos (de consejero universitario)".

"Es fácil culpar a los padres muchas veces, pero siempre trato de ver si hay una historia más profunda allí", expuso Sansone, y agregó que la alta tasa de apoyo de los padres en la encuesta probablemente esté influenciada por el hecho de que los participantes de la encuesta fueron en la Universidad.

"Cuando tienes un padre que te apoya, independientemente del origen racial del estudiante, es mucho más probable que ese joven estudie."

Si bien el apoyo familiar es un factor importante para que un estudiante vaya o no a la universidad, Sansone consideró que las barreras estructurales también juegan un papel importante. Por ejemplo, si un padre no habla inglés, tendrá más dificultades para completar la solicitud federal de ayuda estudiantil.

Eso es lo que le pasó a Lara, quien creció en San Antonio, cerca del North East Side. Su madre se gana la vida limpiando casas y no habla inglés.

“Soy una (estudiante universitaria) de primera generación. No sabía prácticamente nada de cómo llegar aquí (y) cómo funciona todo esto”, dijo Lara. “(La oficina de ayuda económica y mi consejero escolar) tuvieron que hacer todo el trabajo por mí. Creo que mi consejero hizo mi FAFSA".

Lara vive en casa con su mamá y va a la escuela tiempo completo. Trabaja medio tiempo como asesora de idiomas en línea. Ella dijo que llegar a la universidad requirió mucha persistencia de su parte y mucha ayuda tanto de su consejero de la escuela secundaria como de la oficina de ayuda financiera de la UTSA.

Herramienta Contra La Pobreza

Según Amanda Martínez, de la organización de derechos civiles Unidos US, la familia es lo más importante para los estudiantes latinos a lo largo de su carrera universitaria.

“Cuando deciden ir a la universidad, la familia siempre es parte de ese proceso de toma de decisiones. E incluso cuando están inscritos, su familia está en el fondo de su mente”, comentó Martínez. "Parte de ese viaje para ellos es administrar a su familia y descubrir cómo invertir en ellos mismos, pero también redirigir el dinero o descubrir cómo sumar ingresos adicionales para mantener a su familia".

Un focus group realizado por Unidos US descubrió que las familias latinas, especialmente las familias que se mudaron a los Estados Unidos en la última generación, valoran mucho la educación.

“Lo ven como una herramienta”, dijo Martínez. “Es una herramienta y es un arma para ayudar a protegerse contra la pobreza. Esta herramienta es para la movilidad social y económica".

Martínez dijo que los padres inmigrantes a menudo vienen a los Estados Unidos para que sus hijos puedan estar mejor y ven la universidad como parte de ese camino. A su vez, sus hijos ven la universidad como una forma de retribuir a sus familias.

“Nunca hubo una duda en su mente (de que la universidad era algo que tenían que hacer por su familia)”, comentó Martínez. "Pero luego, una vez que comenzaron el proceso, fue como, 'oh, vaya, como estudiante universitario de primera generación, esto es mucho más difícil de lo que pensé que iba a ser'".

Martínez enfatizó que los estudiantes latinos en el focus group de Unidos US estaban muy motivados y tenían mucho apoyo de sus padres, “pero cuando se trataba de tecnicismos, simplemente no tenían el capital social o cultural. Y la institución generalmente no proporcionó el capital social o cultural para ayudarlos a navegar por este nuevo sistema".

El estudiante de Northwest Vista College, José Alfaro, dijo que sus padres siempre esperaron que fuera a la universidad. Su mamá es de Eslovaquia y su papá es de Costa Rica. Ambos tienen certificaciones post-secundaria, de sus países de origen.

“Simplemente han sido de gran ayuda para nosotros al crecer, ir a la escuela y todo. Entonces, me gustaría poder pagarles todo eso”, dijo Alfaro, de 23 años. “No voy a poder hacer eso muy bien con el salario de un repartidor”.

Alfaro se inscribió en St. Mary's University en 2015, justo al terminar la escuela secundaria, pero la abandonó después de su primer año. Trabajaba tiempo completo en una gasolinera frente a St. Mary's, y sus calificaciones se vieron afectadas.

“Todo fue súper riguroso, súper difícil y necesitaba mucho estudio fuera de clases”, narró Alfaro. "Trabajar durante la noche y luego tener clases por la mañana simplemente no me dio mucho tiempo para dormir ni nada, lo que probablemente se sumó al desastre que estaba sucediendo".

Entonces se alejó de la universidad durante unos años y comenzó a trabajar como despachador para una empresa de camiones.

“No quería decepcionar (a mis padres)”, confesó Alfaro. "Esa es una de las cosas que finalmente me hizo volver".

El joven regresó a la universidad en enero de 2020, y primero se inscribió en un colegio comunitario para retomar lentamente la vida académica.

“Me las arreglé para entrar en un estado mental en el que me di cuenta de que en realidad tendría que estudiar y hacer más fuera de clase y dejar de trabajar tiempo completo. Y eso ha ayudado mucho”, agregó. "Esta vez, solo estoy con Uber Eats, lo que realmente me permite hacer mi propio horario... Si necesito tiempo adicional para estudiar, puedo reducir la cantidad de trabajo".

Alfaro es el segundo mayor de cinco hermanos y dos de sus hermanos menores también están en la universidad. Mientras estaba fuera de la universidad, ayudó a su familia a llegar a fin de mes. Su padre perdió la vista hace unos años y tuvo que dejar de trabajar.

“No quiero decir que (eso) fue un factor enorme que retrasó mi regreso a la universidad, pero cuando estaba haciendo eso, eran 48 horas a la semana, así que realmente no tuve tiempo”, dijo Alfaro. “Cuando mi hermana (mayor) logró graduarse de la universidad y comenzó a trabajar, pudo comenzar a ayudar más con los gastos. Eso me permitió empezar a pensar en volver a la universidad".

Responsabilidades Familiares

Si bien los estudiantes latinos tienen la misma probabilidad que los estudiantes de otras razas y etnias de ser alentados por sus padres para ir a la universidad, la encuesta de TPR encontró que los estudiantes latinos tienen más probabilidades de ser responsables y ayudar a su familia a pagar las cuentas.

De los más de 1,200 encuestados que dijeron que trabajan y van a la escuela, casi el 55% de los estudiantes latinos respondieron que parte de su cheque de nómina se usa para ayudar a pagar los gastos familiares. Mientras tanto, solo el 42% de los estudiantes blancos contribuyen a los gastos familiares.

042321_CMP_Katelynn_Ibarra_PAC_1.jpg
Camille Phillips | Texas Public Radio
Katelynn Ibarra, de 20 años, trabaja a tiempo completo en un call center mientras estudia psicología en Palo Alto College. Su mayor motivación para permanecer en la escuela es ayudar a su familia a vivir cómodamente en el futuro.

Katelynn Ibarra comenzó a trabajar tiempo completo en un call center hace un año, después de que su madre perdiera su trabajo. La salud de su madre se ha deteriorado debido a complicaciones de la diabetes, lo que dificulta su trabajo.

“Siempre está postrada en cama porque tiene una neuropatía muy grave en los pies y no puede moverse”, dijo Ibarra. "Así que asumí el papel de cabeza de familia y trabajé tiempo completo para nuestra manutención".

Ibarra, de 20 años, hace malabarismos con una carga de estudios de tiempo completo y un trabajo de tiempo completo con el cuidado de su madre. Puede encontrar tiempo para las clases porque ahora están todas en línea.

“Mi mayor motivación es vivir cómodamente. Nunca con tu último dólar”, dijo Ibarra. “Vivimos con mi tía abuela y solo tenemos una habitación pequeña. Me gustaría tener una educación superior para ganar suficiente dinero para tener un estilo de vida digno”.

Su madre ya no puede conducir, así que la lleva donde necesite ir. Recientemente tuvieron que ir al hospital porque su mamá se fracturó los dedos de los pies.

“Debido a que tiene neuropatía, (ella) no puede sentir (sus) pies. Así que debe haberlos aplastado o algo así”, dijo Ibarra. "Ella no sabe qué le pasó porque no pudo sentirlo".

Ibarra se graduó de Southwest High School en 2019. Su hermano menor estudia allí ahora. Dijo que la universidad siempre fue su plan.

“Nunca quise graduarme y entrar a la fuerza laboral y simplemente buscar algo (ganar un cheque de nómina en lugar de encontrar un trabajo que me gusta)”, dijo Ibarra. "El trabajo que quiero hacer es en psiquiatría para psicología, así que, por supuesto, vine a la escuela, porque esa es la única forma de seguir ese camino".

“Me gusta mucho la salud mental y las percepciones de la mente”, subrayó Ibarra. “Por ejemplo, cuando se trata de tipos de apego en las relaciones, cómo se educa a las personas, qué hace que las personas sean como son. Eso siempre me ha interesado".

Dijo que su madre apoyó sus sueños, pero no le exigió que fuera a la universidad.

“Realmente no oí mucho decir cosas como, 'tienes que ir' o 'tienes que hacerlo'. Solo lo preferimos. Elegí ir a la universidad”, dijo Ibarra.

También comentó que los estudiantes latinos como ella contribuyen a pagar los gastos familiares porque vivir juntos y apoyarse mutuamente es parte de su cultura.

“(Los niños latinos) ayudan con los pagos familiares y también (con sus facturas personales) porque la casa está unida como una sola”, dijo Ibarra. "Por lo general, los niños se quedan con sus padres en la casa hasta que se casan".

La profesora de UTSA, Vanessa Sansone, dijo que la responsabilidad financiera adicional que experimentan los estudiantes latinos en San Antonio tiene sentido, porque los ingresos familiares tienden a ser colectivos en los hogares latinos.

“No es solo trabajar por una paga. Incluso cuando tienen todo, todavía están pensando, '¿cómo le puedo dar algo de esto a mi familia?' Planteó Sansone. "Hay investigaciones empíricas que muestran que incluso los estudiantes que reciben becas de financiación completa o subvenciones de financiación completa... ahorrarán ese dinero y se lo darán a sus familias".

Esta es la tercera entrega de una serie de reportajes basados en una encuesta de TPR sobre el acceso a la universidad. Cada historia explora las características de la experiencia universitaria de los estudiantes latinos y afroamericanos de San Antonio. La encuesta fue posible gracias a una beca de la Asociación de Escritores de Educación y fue administrada por el Instituto de Investigación de Políticas Públicas en Texas A&M University-College Station.

Nota del editor: TPR consultó a Rebecca Goldin, la directora de STATS Sense About Science, USA para determinar la mejor manera de medir la importancia estadística de los resultados de la encuesta. Debido a las múltiples preguntas incluidas en la encuesta, no se hicieron conclusiones sobre la población estudiantil en general en los informes de TPR a menos que el valor p fuera menor que .0005.

TPR fue fundada y apoyada por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y tiene posibilidades económicas por favor haga su donativo hoy mismo.