© 2022 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

La otra sequía de Texas: la atención médica rural en peligro debido al cierre de hospitales

RuralHealthcare.jpg
Rebecca Cushman
/
Texas Tech Public Media

Puedes leer esta noticia en inglés haciendo clic aquí.

La oficina de Denise Truax en Bowie está decorada con citas inspiradoras y fotos familiares.

Ella siempre ha vivido en la pequeña ciudad del norte de Texas y también crio a su familia aquí. Ha tenido muchos buenos momentos en Bowie. Pero ha sufrido experiencias desgarradoras que son difíciles de olvidar.

“Recuerdo la noche en que mi sobrino estaba tan enfermo”, recuerda Truax. “Era Halloween. Fue tan triste, tan brumoso".

El sobrino de Truax, de 9 semanas de edad, fue llevado al Bowie Memorial Hospital esa noche en 2015. Como era tan pequeño, Truax dijo que recientemente le había hecho las pruebas y los exámenes de rutina para asegurarse de que estaba sano y que todo estaba bien.

Sin embargo, el médico que lo trató esa noche notó algo en los resultados de los análisis de sangre de su sobrino.

“Dijeron: 'Creemos que este bebé tiene cáncer'”, explicó Truax. “Pensé, 'No.' ¿Quién revisa la sangre de un niño de 9 semanas? ¿Quién se entera de que un niño de 9 semanas tiene cáncer? "

Su sobrino fue trasladado al Cook's Children's Medical Center en Fort Worth, a más de una hora al sur de Bowie. El Servicio de Emergencias Médicas (EMS son sus siglas en inglés) de Cook fue por Bowie. Doce horas después, le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda.

"Nadie lo había observado, y nadie tenía la culpa de eso, porque ¿quién piensa en un niño de 9 semanas que tiene leucemia?" Truax explicó. "Fue trágico para toda nuestra familia".

A pesar de que el diagnóstico fue devastador para su familia, Truax expresó que estaba agradecida de que los médicos de Bowie pudieran descubrir qué tenía el bebé. Les dijeron que solo viviría otras dos semanas, pero ella cree que los médicos de Bowie les dieron más tiempo.

Justo cuando su familia más necesitaba el hospital, Truax recibió más malas noticias.

“Entonces [el hospital] cerró”, dijo Truax. "Fue diagnosticado alrededor del 1 de noviembre, y el 5 de noviembre, el Hospital Bowie había cerrado".

Con el hospital cerrado, el sobrino de Truax continuó recibiendo tratamiento en Fort Worth, a una hora de Bowie. Como lo detectaron temprano, pudo ver su primer cumpleaños, pero murió solo una semana después.

"Cook's Children's [Hospital] hizo todo lo que pudo por él", recuerda Truax. “Todos llevamos un poco más de un año con él. Perder un hijo, para mi sobrina y mi hermano porque era nieto de mi hermano, es traumático. Fue trágico para toda nuestra familia”.

Los residentes de Bowie y las comunidades circundantes corren riesgo sin su hospital. Después de enfrentar años de problemas financieros, el nosocomio dejó de operar una vez en 2015 y reabrió brevemente antes de volver a cerrar en 2020.

La comunidad de 5,000 residentes ya no tiene acceso inmediato a la atención médica, una tendencia que se da en muchos pueblos rurales de Texas.

Los datos del American Public Media Research Lab muestran que 24 hospitales rurales han cerrado en Texas desde 2005, la mayor cantidad de cualquier estado de los EE. UU.

Cuando el hospital cerró en 2015, Truax afirmó que la comunidad estaba devastada.

“La tristeza, quiero decir, fue histórica”, comentó Truax. “Parece que todos estábamos echando una mano, tratando de ayudar a la gente a encontrar trabajo. La gente se puso muy triste durante ese tiempo, tanto los que trabajaban en el hospital como los que necesitaban ir al hospital".

Para los residentes de Bowie, sus opciones más cercanas ahora se encuentran en los alrededores de Nocona y Decatur, que están a 40 kilómetros de distancia. Pero Truax admitió que da miedo no tener acceso médico en la ciudad.

“Necesitamos algo localmente”, indicó Truax. “Diré, tengo 50 años y tendré amigos que me digan todo el tiempo que cuando nos jubilemos, tendremos que mudarnos si no hay un hospital cerca que esté abierto. No quiero jubilarme en un lugar donde no haya hospitales, atención de urgencia y servicios médicos".

Los hospitales rurales como el de Bowie enfrentan muchos obstáculos. A menudo reciben reembolsos bajos de las compañías de seguros, y eso es si sus pacientes están asegurados. Muchos de los hospitales dependen de los pagos de los pacientes y de Medicare, pero su población es mayor o está disminuyendo.

Quizás la mayor parte de ese problema se remonta a mucho tiempo atrás.

En 1965, los programas de Medicare y Medicaid fueron establecidos por el gobierno federal en la Ley de Seguridad Social. Los programas, especialmente Medicaid, eran una gran fuente de ingresos para los hospitales; se supone que Medicaid cubre a las personas de bajos ingresos que no pueden pagar los servicios por sí mismas. Esos reembolsos se han reducido debido a los recortes presupuestarios federales.

"Esos recortes incluyeron una reducción del 2% en todos los pagos de Medicare a todos los médicos, hospitales y proveedores", explicó Don McBeath, director de relaciones gubernamentales de la Organización de Hospitales Comunitarios y Rurales de Texas (TORCH son sus siglas en inglés).

Un 2013 un reporte de The Washington Post encontró que con la reducción presupuestaria del 2%, los recortes de Medicare causarían una pérdida de $11.1 mil millones de dólares a los hospitales de todo el país. La reducción se suspendió temporalmente en mayo pasado, como parte del primer paquete de ayuda COVID-19. Sin embargo, McBeath dice que probablemente volverá a entrar en vigor una vez que termine la emergencia nacional.

Aparte de los recortes presupuestarios, McBeath dijo que hay varias razones por las que están ocurriendo los cierres. Los reembolsos de Medicare y Medicaid a las instalaciones médicas no solo no son lo suficientemente altos para cubrir los costos crecientes de brindar atención médica, sino que la cantidad de tejanos sin seguro aumenta cada año y muchas comunidades rurales están experimentando una disminución en la población.

Esto "crea una receta para el desastre porque un hospital es como cualquier otro negocio", agregó McBeath. "Es caro de operar y hay que traer suficiente dinero para pagar los costos de operación. Si miras un hospital rural, hay algunos días en los que algunos de ellos no tienen ni un solo paciente. U otros días, tal vez cinco o seis pacientes".

El problema que describió McBeath es un sentimiento compartido por todas las comunidades visitadas para este proyecto, incluida una pequeña área en el oeste de Texas llamada el condado de Crosby.

Desiertos del oeste de Texas

En el condado de Crosby, Crosbyton Clinic Hospital ofrece servicios limitados. El EMS de Crosbyton tiene solo dos ambulancias: una de ellas sirve como respaldo, mientras que la otra se usa principalmente para transportar pacientes a Lubbock.

Incluso con la proximidad a Lubbock, sigue siendo vital que áreas como Crosbyton puedan tener un hospital financieramente estable.

Steve Beck es el director administrativo de Covenant Health y actúa como enlace con Crosbyton Clinic Hospital. Después de trabajar en salud rural la mayor parte de su carrera, Beck sabe la importancia de mantener el servicio.

"Es fundamental para nosotros que sobrevivan porque los necesitamos para sobrevivir", dijo Beck. "Necesitamos brindar esa atención primaria porque uno de los mayores desafíos que tenemos hoy es qué tan enfermos están los pacientes cuando vienen a Covenant".

Beck dijo que el problema también se debe a la actual escasez de mano de obra en la industria de la salud.

Los datos del Laboratorio de Investigación de APM encontraron que 129 de los 254 condados de Texas estaban experimentando escasez de proveedores de atención primaria en 2019. En julio de 2021, ese número había aumentado a 228, incrementando en 99 condados en solo dos años.

El problema se extiende también a nivel nacional. Según un informe de APM, Estados Unidos enfrentará una escasez de hasta 12,000 médicos para 2032. Las comunidades rurales serán las más afectadas, ya que menos del 10 por ciento de los doctores estadounidenses ejercen en esas áreas.

Los problemas financieros y de personal que enfrenta la clínica de Crosbyton están siendo repetidos por la estación de EMS en la cercana ciudad de Ralls. Sarah Jamerson, la entonces directora de EMS, explicó el problema a detalle mientras mostraba la única ambulancia de la ciudad en abril.

"Suena terrible, pero haría que el servicio se ejecutara de manera más eficiente y realmente nos daría un poco más de seguridad si tuviéramos que ejecutar más llamadas", dijo Jamerson. “Pero tenemos una población de menos de 1,500 personas. Así que no muchas llamadas se traducen en poco dinero".

Jamerson creció en Ralls, donde su familia tiene una larga trayectoria en la atención de la salud. Incluso mientras daba este recorrido, dejó en claro que quería hacerse cargo del EMS.

Jamerson habló por primera vez con Texas Tech Public Media en abril y expresó su frustración personal por la situación. Entre UMC, Ralls y la impartición de cursos de certificación para ayudar con los problemas de personal, a menudo pasaba 110 horas a la semana trabajando.

Ella renunció en junio. Unas semanas más tarde, la estación se cerró temporalmente.

Esto creó algo de pánico en la pequeña ciudad. Los residentes comenzaron a compartir artículos noticiosos sobre el cierre y expresaron su conmoción en las redes sociales. Algunos empezaron a organizar "vigilias" en la plaza del pueblo, justo enfrente de la estación de emergencias y el Ayuntamiento.

Si Ralls EMS cerraba, la ciudad sería atendida por Crosbyton EMS, que ya manejaba Crosbyton y el resto de los 5,000 residentes del condado de Crosby.

Beck dijo que el EMS está designado como un servicio de transporte y un servicio 9-1-1 para Crosbyton, y tiene solo una tripulación completa y dos camiones, uno de los cuales no es para uso regular.

“Si tiene un equipo que está transfiriendo a un paciente a Lubbock, tiene unos buenos 30-45 minutos para viajar y luego pasar por el proceso para entregar a ese paciente”, explicó Beck. “Luego tienen que dar la vuelta y conducir de regreso a Crosbyton, así que estás hablando de un lapso de tiempo de dos horas. Cuando eso suceda, ese condado se quedará sin ese servicio".

Reduciendo la brecha

En el este de Texas, hay un área que ya perdió su único hospital, pero hay un equipo trabajando para resucitarlo.

Randy Lindauer es un nativo de Indiana que ha ayudado a reabrir instalaciones médicas en cinco estados. Ha pasado 44 años de su vida trabajando en el cuidado de la salud rural, y ahora ha venido a Grand Saline con una misión: reabrir el Hospital Regional Van Zandt.

“Creo que Dios me eligió para comenzar a cambiar los hospitales, y eso es lo que comencé a hacer”, dijo Lindauer.

El hospital en Grand Saline cerró en 2019, dejando a unos 60,000 residentes en las áreas circundantes sin un hospital cercano. Esto hizo que el condado se convirtiera en uno de los 84 condados de Texas sin hospital, según APM Data.

Esta historia es parte de una colaboración con  The Texas Newsroom a través de la Iniciativa de Periodismo Local de FRONTLINE, que es financiada por la Fundación John S. y James L. Knight y la Corporation for Public Broadcasting.

Sin embargo, esto no solo sucede en Texas. A nivel nacional, ha habido 136 cierres de hospitales rurales en la última década.

No obstante, a principios de este año se compartió una publicación de Facebook que decía que el hospital estaba buscando contratar personal. Lindauer fue contratada por el Dr. Gary Martin, director ejecutivo de Innate Medical Solutions, para renovar y administrar el hospital y reabrirlo.

Lindauer se puso a trabajar. Arregló el césped, que estaba cubierto de maleza cuando llegó allí, y reemplazó el viejo y sucio letrero que estaba afuera.

“Parecía como algo que se ve en las películas antes de que yo llegara aquí”, recuerda Lindauer. "Realmente era así, fue horrible".

Lindauer ha pasado tanto tiempo en el Hospital Regional Van Zandt, que ha establecido un espacio de vida temporal para él dentro de una de las antiguas habitaciones del hospital para los pacientes.

“Estoy aquí 24 horas al día, 7 días a la semana”, añadió Lindauer. "Nunca se sabe cuándo se va a romper una tubería y cuando trabajas 18 horas al día, solo necesitas un lugar para recostar la cabeza".

Al igual que Lindauer, Martin quería devolver el hospital a la comunidad rural. Ha ayudado con proyectos más pequeños, pero un hospital a gran escala es una tarea diferente.

“Este es nuestro primer chapuzón luego de poner nuestro dedo del pie en la piscina aquí en los hospitales”, dijo Martin. "Nunca antes habíamos hecho un hospital".

Pero este hospital en particular ha tenido muchos problemas tan solo en la última década. Los documentos judiciales muestran que desde 2009, el hospital de Grand Saline ha sufrido cuatro cambios de nombre, dos cierres y al menos cuatro cambios en la administración.

Lindauer y Martin planearon tener el hospital abierto para mayo de este año. Sin embargo, los meses iban y venían, y en diciembre, Grand Saline seguía sin hospital.

En noviembre, Texas Tech Public Media recibió un mensaje de una fuente privada que decía que tres de los empleados, incluida Lindauer, ya no trabajaban en el hospital. No solo eso, sino que la visión del hospital cambió: Martin ahora lo estaba convirtiendo en un hospital de especialidades.

Martin explicó que el equipo había cometido una serie de errores de cálculo: dijo que asumió los costos generales demasiado rápido y que los códigos de salud estatales eran difíciles de cumplir. El hospital se construyó en 1947. Actualizarlo para que todo esté a la altura del código y cambiar las licencias requeriría incluso más tiempo y dinero de lo que había previsto.

“Para cumplir con el [código], sería casi más barato derribar y reconstruir [el hospital]”, puntualizó Martin. "Entonces estoy pensando, esta es una de las razones por las que la gente no hace lo que estoy tratando de hacer aquí, porque tiene un costo prohibitivo".

Martin dijo que todavía planea abrir el hospital en Grand Saline.

¿Qué se puede hacer?

La expansión de Medicaid en un futuro cercano parece estar fuera de lugar para Texas. En cambio, el estado tiene actualmente la exención 1115 de Medicaid, que se utiliza en gran medida para reembolsar a los hospitales la atención no compensada. Estaba destinado a ser una exención temporal mientras el estado hacía la transición a la expansión de Medicaid, ya que los dos son muy similares. Pero en 2012, la Corte Suprema de EE. UU. dictaminó que los estados no podían verse obligados a expandir Medicaid.

Texas ha tenido esa exención desde 2011.

Según el sitio web de la Contraloría de Texas, la exención actual se renovó en 2017 por cinco años y tiene un valor de $25 mil millones dólares. La exención reembolsa a los hospitales por la atención no compensada que cubre a los pacientes de bajos ingresos o aquellos sin seguro médico, y también paga por los proyectos de atención médica.

En abril, la Administración de Biden rescindió los cambios al acuerdo de exención 1115 que habría extendido el programa por otros 10 años. Sin embargo, un juez de distrito federal restableció temporalmente la extensión de 10 años en agosto.

“El 1115 es la columna vertebral del apoyo a Medicaid; no vamos a expandir Obamacare”, dijo la representante de Estados Unidos Jodey Arrington en septiembre.

Durante los últimos cinco años, Arrington ha sido representante republicano del 19º Distrito del Congreso de Texas. Su distrito incluye una gran mayoría del oeste de Texas y las comunidades rurales que se encuentran dentro de la región.

Arrington enfatizó que la legislatura estatal ha trabajado para expandir la telemedicina y la telesalud a través de la infraestructura de banda ancha rural. En noviembre, sin embargo, Arrington se unió al resto de los representantes republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos para votar en contra de la Ley Build Back Better. La ley finalmente fue aprobada en la Cámara y ahora está a la espera de ser votada en el Senado. Incluye fondos para capacitar a nuevos proveedores de atención médica rurales y aumentar el acceso a la telesalud.

Arrington introdujo una legislación el año pasado que le da a los hospitales rurales la opción entre mantener los servicios para pacientes hospitalizados o simplemente tener servicios de atención de emergencia, lo que, según los expertos de TORCH, ayudaría a los hospitales rurales a permanecer abiertos y mantener sus beneficios de Medicaid y Medicare. Los mismos expertos dicen que expandir Medicaid es la clave, pero Arrington no está de acuerdo.

“Creo que el modelo descentralizado, más modelos basados en el mercado que brindan competencia y opciones son la mejor manera de hacerlo”, dijo Arrington. "No creo que estemos ni cerca de hacer mejoras en ese sentido en Washington".

John Henderson, director ejecutivo de TORCH, aclaró que expandir Medicaid sería un buen negocio para el estado a largo plazo, según datos de la organización.

“Lo que demostramos es que Texas puede ganar $4 mil millones de dólares y cubrir a un millón adicional de texanos sin seguro si se expandieran”, dijo Henderson. “Esto es 100 por ciento político, seguimos siendo un estado muy conservador. Cuando recibimos el fallo de la Corte Suprema en 2012, sabíamos que Texas iba a estar al final de la fila”.

Henderson agregó: "Es parte de la expansión de Medicaid como parte de la Ley de Atención Médica Asequible, y nuestros funcionarios estatales han estado en contra de eso públicamente durante una década".

Henderson dijo que los datos nacionales muestran que el 70 por ciento de los cierres de hospitales rurales se realizan en estados que no han expandido los servicios. Henderson cree que la expansión de Medicaid podría aprobarse si es sometida a una votación pública.

“Incluso en Oklahoma recientemente, aprobaron la expansión de Medicaid no porque la legislatura estatal lo hiciera, sino porque permitieron que los votantes votaran”, dijo Henderson. “Creo que si alguna vez estuviera en la boleta electoral [en Texas], probablemente sucedería. Pero mientras dependa del gobernador, del vicegobernador y del liderazgo del Senado en Texas, hasta que eso cambie, probablemente no lo haremos".

Durante la tercera sesión especial del estado este año, la legislatura aprobó el Proyecto de Ley 8 del Senado, que asignaría parte de los $16.3 mil millones de fondos de ayuda de COVID-19 del estado a varias iniciativas, que incluyeron $75 millones de dólares para hospitales rurales.

Henderson le da crédito a la legislatura estatal y al gobierno federal por cómo han progresado con la telemedicina, los fondos de la Ley CARES y los pagos de Medicaid. Sin embargo, agrega que contar con programas de incentivos para la innovación en torno a la telesalud y la atención primaria, así como proyectos financiados con subvenciones en comunidades rurales, sería de gran ayuda.

“Todas esas cosas juntas se suman para tener un mejor resultado y una mejor historia para toda la zona rural de Texas”, concluyó Henderson. “Hablamos de muerte por 1,000 recortes en papel, pero de lo que tenemos que hablar es de supervivencia por 1,000 mejoras incrementales. Tener un poco de estímulo, tener un poco de apoyo a nivel estatal, todo eso ayuda gradualmente a que estos hospitales sobrevivan”.

Editado por Fernanda Camarena

Journalist for Lubbock’s NPR station Texas Tech Public Media.