© 2020 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
TPR Noticias

Para Abbott, Los Cierres Son 'Ineficaces' Y 'Devastadores.' Expertos En Salud Pública No Están De

Public health officials say effective lockdown measures and effective social distancing measures will bring down the number of COVID-9 cases by eliminating the personal contact that allows the disease to spread.
Public health officials say effective lockdown measures and effective social distancing measures will bring down the number of COVID-9 cases by eliminating the personal contact that allows the disease to spread.

Read this story in English.

El gobernador Greg Abbott no es un fanático de las órdenes de quedarse en casa o de cualquier tipo de encierro para tratar de frenar la propagación del COVID-19, a pesar de que los casos se han disparado en Texas este otoño.

Esto es lo que tenía que decir sobre los cierres a mediados de noviembre:

La ciudad de Austin coquetea con el toque de queda para tratar de frenar el aumento de casos después del Día de Acción de Gracias. Otros estados como California y países como Alemania han vuelto a imponer órdenes de quedarse en casa mientras los casos y las hospitalizaciones siguen aumentando.

Entonces, ¿quién tiene razón sobre los cierres?

"Es difícil pensar en una situación en la que limitar o impedir que la gente interactúe no resulte en una reducción y limitación de la pandemia", dice Justin Lessler, profesor asociado de epidemiología en la de la Universidad Johns Hopkins.

Lessler dice que se ha demostrado una y otra vez que los cierres son efectivos para detener la transmisión y evitar que ocurran nuevos casos.

"Cada vez que ha habido un bloqueo agresivo o estas medidas agresivas de distanciamiento social, se han reducido los casos de manera efectiva", dice.

Pero los cierres pueden tener un costo, dice Lessler, dependiendo de cuán extrema sea la medida. Cita repercusiones económicas, problemas de salud mental e interrupciones en el acceso a la atención médica y otros servicios.

Es la compensación entre los beneficios y los costos lo que más se desconoce, dice.

"¿Es peor tener algo muy extremo pero tenerlo por un corto período de tiempo?", pregunta. "¿O es peor tener algo que es más suave pero que continúe durante un período de tiempo muy largo?".

Escucha la entrevista o lee la transcripción de toda la conversación a continuación para saber más sobre lo que dice que los cierres pueden y no pueden hacer para frenar la propagación del COVID-19.

Esta transcripción ha sido editada ligeramente para mayor claridad.

KUT: ¿Qué puede lograr un encierro, un cierre o las órdenes de quedarse en casa desde el punto de vista médico y de la infección?

Lessler: Se ha demostrado una y otra vez que [los cierres] son efectivos para detener la transmisión y evitar que ocurran casos. Toma un poco de tiempo porque hay un pequeño retraso entre el momento en que la gente se infecta y el momento en que se enferma y el momento en que aparece en el hospital o muere. Pero cada vez que ha habido un cierre agresivo o estas medidas agresivas de distanciamiento social, se han reducido efectivamente los casos.

Eso no es sorprendente porque sabemos que la enfermedad se transmite a través del contacto personal directo, y si te deshaces de ese contacto la enfermedad no se puede propagar.

¿Cuáles son las desventajas o desventajas de un cierre o clausura?

Dependerá de cuán extremo sea el cierre o clausura y de lo que hagan las diferentes comunidades o estados para mitigar los potenciales efectos.

Cuando decimos un cierre o clausura, la gente se refiere a todo, desde los toques de queda y los cierres de determinados tipos de negocios hasta los diferentes tipos de órdenes de permanencia en las casas -no salgan por ningún motivo- que estaban implementadas en partes de China en la primera parte de la pandemia. Y, por supuesto, los impactos de cada uno de ellos van a ser diferentes. Pero obviamente, los impactos económicos para los negocios que dependen de las transacciones en persona para sobrevivir, como los restaurantes o bares, van a ser algunos de los más grandes.

Pero también hay desafíos de salud mental. Personas que ya tienen problemas y la falta de apoyo social, que puede aumentar debido al aislamiento por las órdenes de quedarse en casa y los cierres. Y las personas pueden dudar más o incluso no pueden acceder a los servicios médicos de rutina durante un cierre, porque pueden no sentirse seguras al salir, o las horas o la disponibilidad de los servicios se reducen, o incluso se eliminan.

¿Se conoce alguna consecuencia médica grave por pedirles a las personas que se queden en casa excepto a determinadas horas o para sus necesidades o servicios más esenciales?

Las hay. Creo que éstas giran principalmente en torno a la salud mental, el acceso a la atención, y luego el acceso a la comida y otros servicios. Las personas que tienen altos niveles de inseguridad alimentaria [e] ingresos limitados pueden verse realmente perjudicadas por estas medidas de encierro.

Lo que no está claro es cómo funciona el intercambio porque una cosa que tenemos que recordar es que estás intercambiando la severidad de un encierro, o la severidad de las restricciones, versus el tiempo que tienes para llevarlas a cabo. Por ejemplo, lugares como China o Australia, que fueron mucho más agresivos en sus cierres o en sus medidas de distanciamiento social que nosotros en Estados Unidos, sufrieron perturbaciones muy graves durante un corto período de tiempo o -no tan corto, unos pocos meses- pero ahora están en un lugar donde la gente puede llevar una vida normal y la actividad económica puede reanudarse completamente.

Mientras que en Estados Unidos, donde hemos tomado más del enfoque de aplanar la curva y no nos cerramos tan agresivamente o por tanto tiempo, hemos tenido esta situación en la que hemos tenido alguna interrupción de la actividad normal, una interacción normal que se prolonga de siete a nueve meses.

Lo que no sé -y lo que creo que intentaremos comprender durante mucho tiempo- es cuál de ellas es realmente peor en términos de consecuencias para la salud. ¿Es peor tener algo muy extremo, pero tenerlo por un corto tiempo? O, ¿es peor tener algo que es más suave pero que continúa durante un período muy largo?

¿Existe algún momento en el que una herramienta como una orden de quedarse en casa o algún tipo de cierre o bloqueo no sería eficaz para detener la propagación porque hay mucha propagación? Si la propagación en la comunidad no está controlada, ¿un cierre o una clausura es demasiado poco, es demasiado tarde?

Creo que si los casos ya están disminuyendo y ya estamos en una especie de final de la epidemia, tal vez. Pero si los casos están aumentando, me resulta difícil pensar en una circunstancia en la que no sería eficaz para reducir la transmisión.

Puede limitar severamente cuánto se reduce la transmisión. Así que, por ejemplo, si estás enfermo con COVID-19, las personas que más probabilidades tienes de infectar son las personas con las que vives, y obviamente un cierre no impide que infectes a esas personas. De hecho, puede aumentarlo porque todos ustedes van a estar en su casa juntos. Así que, si tienes mucha gente infectada, puedes ver que la segunda generación de transmisión dentro de los hogares ocurre antes de que empieces a ver disminuciones en los casos debido al encierro.

Pero en última instancia, si la gente no interactúa, la enfermedad no se puede propagar. Y es difícil pensar en una situación en la que limitar o impedir que la gente interactúe no resulte en una reducción o limitación de la pandemia.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que una de las formas más comunes en que se propaga el COVID-19 no es por alguien que va al trabajo, sino por personas que se reúnen en ambientes hogareños o en ambientes casuales después de que cierran los bares. Así que dice que un cierre no llevaría a los resultados positivos que algunas personas creen. ¿Hay alguna lógica en eso?

Hay lógica en eso, e importa cómo reacciona la gente. Ciertamente tiene razón: si cerramos los bares y todo el mundo va y empieza a beber en fiestas privadas y en las casas de la gente eso no va a ser efectivo o no va a ser tan efectivo. Pero [con] cualquier orden de cierre es necesario incluir restricciones a las reuniones masivas en general, independientemente de donde se realicen. Así que la gente no debería poder tener fiestas en casa o incluso reuniones moderadamente pequeñas, incluso medianamente grandes en su casa. Así que creo que hay una lógica en eso.

Una cosa que diría, sin embargo, es que si las reuniones son relativamente pequeñas y dentro de, digamos, una burbuja, creo que tendrían mucho menos impacto en la propagación que los bares o restaurantes normalmente. Cada uno de nosotros vive en sus propias esferas sociales. Vivimos en nuestras casas, e interactuamos con la gente con la que vivimos allí. Y tal vez tenemos un pequeño grupo de amigos. Y para que el virus siga moviéndose, tiene que ser capaz de saltar entre esas burbujas sociales y los lugares a los que todos vamos, como bares y restaurantes, y permitir que se propague de una manera que no lo harían las reuniones en casa. Pero dicho esto, creo que cualquier orden de encierro debería incluir limitaciones a ese tipo de reuniones en casa.

Estamos escuchando noticias positivas sobre una vacuna. Creo que la gente está empezando a sentir que es el principio del fin de la pandemia. Pero también sabemos que la realidad es que estamos a muchos, muchos meses de volver a cualquier cosa que pueda parecer normal. Si el gobierno local decide implementar algún tipo de órdenes de quedarse en casa, ¿qué mensajes efectivos pueden acompañarlas? Parece que muchas veces cuando esto ha surgido, la gente estaba un poco confundida y no estaban seguros de por qué [había un cierre] o no estaban seguros de lo que estaba pasando.

Yo estudio las enfermedades, no la comunicación de la salud, pero tengo algunas opiniones aquí, y se llega a varias cosas. Uno de los defectos de nuestra respuesta en este país ha sido no tener claro lo que estamos tratando de lograr. Y creo que ese fue uno de los desafíos con la primera ronda de cierres y por qué algunas personas tal vez argumentan que tuvieron mucho éxito. Algunas personas argumentan que fracasaron.

Algunas personas argumentan que [las medidas] eran innecesarias, porque nunca establecimos lo que tratábamos de lograr. ¿Intentan lograr cero casos, un fin completo de la transmisión? Bueno, eso sugiere cierres muy agresivos que duran lo suficiente para que eso suceda. ¿O simplemente se trató de asegurar que los casos se mantengan lo suficientemente bajos como para no abrumar a los departamentos de emergencia? Bueno, entonces eso sugiere una forma de actividad ligeramente menos agresiva.

Pero creo que un problema con estas medidas es que nunca hemos sido muy claros sobre lo que estamos tratando de lograr, lo que hace que sea muy incierto saber cuándo van a terminar las cosas y en qué condiciones van a cambiar. Así que eso es lo primero para la comunicación: claridad sobre los objetivos.

Lo segundo, creo, es un poco más específico sobre el tema de la vacuna y cómo interactúa con la agresividad de las medidas de distanciamiento social. La tentación es decir: "Oh, la vacuna está en camino, así que no tenemos que preocuparnos tanto porque la vacuna viene pronto". Pero yo diría que esa es la forma incorrecta de pensar.

Antes de que supiéramos que las vacunas parecían buenas, cuando imponías un cierre o medidas muy agresivas, sólo estabas pateando el problema hacia adelante. Estabas deteniendo la propagación ahora, pero no estabas acumulando inmunidad en tu población ni nada, así que no estaba claro si tendrías que hacer lo mismo de nuevo cinco o seis meses después.

Mientras que ahora, cuando sabemos que hay una vacuna, cada caso que se previene en este momento ya no es simplemente un caso retrasado, podría ser un caso prevenido por completo porque esa persona podría eventualmente ser vacunada. Enfatizar que debido a que la vacuna está llegando, sólo necesitamos aguantar un poco más, y que todos los que puedan evitar ser infectados en este momento tienen el potencial de no ser infectados nunca porque pueden ser vacunados es un punto importante a comunicar.

Y luego el tercero es más un punto general: se trata menos del control del gobierno y más del comportamiento individual. Cuando tenemos cuidado con nuestra interacción social, cuando usamos una mascarilla, cuando no vamos al restaurante o a alguna reunión que no necesitamos ir, creo que no sólo debemos pensar en eso como si nos protegiéramos a nosotros mismos, sino como si diéramos un regalo a la gente que nos rodea en estas fiestas: el regalo de no infectarse y de no morir de COVID-19, que creo que es importante dar.

Algo como una orden de quedarse en casa o un cierre parece difícil de comunicar a la gente, porque es difícil decir si está funcionando. Para algunas personas, es difícil comunicarles por qué es efectivo cuando no necesariamente puede parecer que lo sea.

Este es un problema que tenemos en toda la salud pública en general. Por ejemplo, las vacunas. Es muy fácil hacer que la gente se vacune si hay sarampión en toda la comunidad. Pero cuando no hay sarampión en la comunidad porque todo el mundo ya está vacunado, se hace más difícil convencer a la gente de que vale la pena vacunarse. Yo veo esto de la misma manera. Es un problema con el que luchamos mucho.

Pero creo que sí podemos comunicar o mostrar lo que sucede cuando no se sigue este consejo y cuando se hace de manera efectiva, con suerte podremos convencer a la gente. Conducir por el lado derecho de la carretera tiene un efecto similar. Evita que te metas en una colisión frontal. Pero es tan obvio; raramente vemos colisiones frontales porque todo el mundo conduce por el lado derecho de la carretera que se supone que debe hacerlo. Es muy obvio para todos que eso es cierto.

Creo que si logramos de alguna manera descifrar cómo hacer igualmente obvio que quedarse en casa -siguiendo las órdenes de quedarse en casa- evita los casos. Usar máscaras evita las órdenes de quedarse en casa. Si podemos de alguna manera dejar eso claro a la gente, es más probable que la gente lo haga. Pero estoy de acuerdo en que es algo difícil de hacer.

¿Tienes un tip noticioso? Envía un correo electrónico a Jennifer Stayton a jstayton@kut.org. También puedes seguirla en Twitter en @jenstayton.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación para apoyarlo. Tu aportación paga todo lo que encuentres en . Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Copyright 2020 KUT 90.5. To see more, visit .