© 2022 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Reporte de la Cámara de Representantes de Texas culpa a agentes locales, estatales y federales por 'fallo sistémico' en Uvalde

Shooting at a Texas elementary school, in Uvalde
MARCO BELLO/REUTERS
/
X07051
Los agentes del orden vigilan la escena de un tiroteo en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, EE. UU., el 24 de mayo de 2022.

Read this story in English

Un reporte publicado el domingo por el Comité de la Cámara de Representantes de Texas que investiga el tiroteo del 24 de mayo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde describió “fallas sistémicas y una toma de decisiones atrozmente mala” entre los agentes locales, estatales y federales durante el incidente, que dejó 21 niños y adultos muertos.

Después de semanas de cambios en la narrativa oficial sobre la respuesta, el informe del comité fue la imagen más clara y detallada hasta ahora de lo que sucedió ese día, durante el cual las fuerzas del orden locales, estatales y federales esperaron más de una hora para confrontar al pistolero.

El informe explica que había 376 agentes de la ley en el lugar de los hechos, incluidos 150 elementos de la Patrulla Fronteriza de los EE.UU., 91 policías del DPS, 25 agentes de policía de Uvalde, 16 agentes del alguacil y cinco agentes del Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde.

Steve McCraw, jefe del Departamento de Seguridad Pública de Texas, culpó al jefe de policía de Uvalde CISD, Pete Arredondo, por la respuesta. Pero este informe esbozaba un claro fracaso que fue más allá de la policía local.

Arredondo, quien se encuentra en licencia administrativa y renunció al escaño en el concejo municipal que ganó antes del tiroteo, afirmó que no sabía que él era el comandante durante el incidente.

El informe dice que los oficiales de varias agencias adoptaron un “enfoque displicente” en su respuesta. Los investigadores dijeron que muchos de los oficiales no estaban seguros de quién estaba a cargo del operativo. El reporte agregó que las comunicaciones por radio fueron ineficaces entre las diversas agencias.

Los hallazgos se basaron en entrevistas con 35 testigos, llamadas al 911, fotos de la escena del crimen, audio y video, así como 39 entrevistas independientes realizadas por investigadores.

El alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, reaccionó al informe en un comunicado el domingo. “Estamos de acuerdo con la revisión del incidente por parte del Comité, hubo una falla de mando”, dijo. "Sin embargo, tenemos más preguntas sobre quién fue el responsable de tomar el mando, ya que cada agencia tenía comandantes de alto nivel en el sitio... Queremos saber qué agencia tomó qué acciones específicas para tomar el mando y dónde ocurrió el colapso crítico".

McLaughlin agregó que la ciudad está llevando a cabo una investigación interna y ha colocado al teniente Mariano Pargas, jefe interino de la policía de Uvalde el día del tiroteo, en licencia administrativa.

"Esta licencia administrativa es para investigar si el teniente Pargas fue responsable de tomar el mando el 24 de mayo, qué acciones específicas tomó el teniente Pargas para establecer ese mando y si fue la indicada dadas todas las agencias involucradas y otras posibles violaciones de la política", él destacó.

El domingo, McLaughlin publicó imágenes de la cámara corporal desde el punto de vista de los agentes de policía de la ciudad de Uvalde. Ahí se muestra a los oficiales instando a la acción; rompiendo ventanas y sacando a los niños de la escuela.

Sin embargo, también muestra una falta de dirección clara y confusión que refleja un video de vigilancia desde pasillo con una duración de 77 minutos el cual se filtró al Austin American Statesman la semana pasada y el comité lo hizo público el domingo.

Ese video reveló algunas acciones cuestionables entre los oficiales, incluido un oficial sonriendo, otros dos chocando los puños y otro oficial deteniéndose para desinfectarse las manos.

Pero el video en sí todavía no muestra la imagen en su conjunto.

Por ejemplo, miles de personas en Twitter criticaron a un oficial que parecía estar viendo su teléfono con una imagen de fondo de Punisher, el vigilante de los cómics de Marvel.

Pero ese oficial resultó ser el esposo de Eva Mireles, una de las maestras que fue baleada ese día. Estaba revisando su teléfono para obtener una actualización de su esposa moribunda.

Todos estos hechos continúan pesando sobre la comunidad de Uvalde.

“No hay razón para que las familias tengan que ver ese (video). Iban a ver el video pero no tenían que ver al pistolero entrar y escuchar los disparos. Ya han pasado por suficiente”, destacó McLaughlin en una reunión del consejo de la ciudad el lunes 11 de julio.

En la reunión, explicó que las familias de las víctimas planeaban ver las imágenes el domingo durante la presentación del informe del comité de la Cámara a la comunidad, y condenó al Statesman por publicar el video de antemano.

“Y esa fue la forma más cobarde de publicar ese video, ya sea que haya sido publicado por DPS o quien lo haya hecho”, declaró McLaughlin. “En mi opinión, es muy poco profesional, y creo que la investigación ha sido así desde el primer día”.

  • Robb ES May 24, 2022

En su mayor parte, los miembros de la comunidad han dudado en criticar públicamente a sus propios oficiales. Pero algunos han hablado abiertamente durante las últimas semanas, buscando respuestas para que puedan comenzar a sanar. También han criticado al DPS por culpar directamente a los funcionarios locales cuando había tantos policías estatales en el lugar de los hechos.
El informe sobre la respuesta al tiroteo fue contundente en sus hallazgos.

“Los encargados de hacer cumplir la ley no se adhirieron a su entrenamiento como tiradores activos y no priorizaron salvar las vidas de víctimas inocentes por encima de su propia seguridad”, expone el informe.

Explicó que otra razón para el enfoque "indiferente" de las fuerzas del orden se derivó de un aumento reciente de "rescates" en el área.

El término se utiliza para describir persecuciones de automóviles a alta velocidad entre la policía local y traficantes de personas que generalmente terminan cuando el delincuente choca el vehículo y los pasajeros huyen a pie de las fuerzas del orden.

"La frecuencia de estas alarmas relacionadas con el 'rescate', alrededor de 50 de ellas entre febrero y mayo de 2022, contribuyó a una disminución del sentido de vigilancia sobre cómo responder a las alertas de seguridad", se lee en el informe.

Sin embargo, esto trasciende la aplicación de la ley. Según el informe, parte de la culpa recae en la Escuela Primaria Robb. Los administradores no se prepararon adecuadamente para el riesgo de un intruso armado en el campus. Por ejemplo, la valla exterior de cinco pies de altura de la escuela no era adecuada para impedir significativamente el ingreso de un intruso.

También dijo que el personal de la escuela con frecuencia dejaba abiertas las puertas y eludía deliberadamente las cerraduras. A veces, las puertas incluso se dejaban abiertas por completo. Y se supo que una de las aulas a las que ingresó el pistolero tenía la cerradura defectuosa.

Señales de alerta

Los miembros de la familia del tirador también fueron señalados en el informe. El tirador, Salvador Ramos, de 18 años, mostraba abiertamente tendencias violentas y los familiares sabían que había comprado armas de fuego.

El informe dice que comenzó su plan a principios de 2022 después de una pelea con su madre.

"Una discusión acalorada entre ellos se transmitió en vivo en Instagram y varios miembros de su familia la vieron", explicó el informe. "Aunque los agentes del alguacil respondieron a una llamada, no hicieron arrestos.

“Poco después, el atacante se fue de casa y se mudó con su abuela, a solo unas cuadras de la Escuela Primaria Robb”, agregó el informe.

"Su relación con su madre nunca mejoró. Mantuvo una antipatía similar hacia su padre, quien lo vio por última vez aproximadamente un mes antes del tiroteo", dice el informe.

La masacre tuvo lugar en el salón de clases de cuarto grado del tirador, y él discutió los malos recuerdos de cuarto grado con un conocido semanas antes.

“La maestra de cuarto grado del atacante testificó ante el Comité. No solo conocía al atacante por haber sido su maestra, sino que también estaba en el edificio de cuarto grado de Robb Elementary, en un salón de clases diferente, en el momento del ataque. Esta maestra dijo que el Comité sabía que el atacante necesitaba ayuda adicional en su clase porque afirmó ser víctima de acoso escolar”, detalla el informe.

Tristes conclusiones

El informe del comité criticó a los funcionarios del DPS por engañar al público sobre la información relacionada con el tiroteo, comenzando con la conferencia de prensa del gobernador Greg Abbott el 24 de mayo, durante la cual elogió la rápida respuesta de las fuerzas del orden.

“Una investigación completa y exhaustiva puede tomar meses o incluso años para confirmar cada detalle, especialmente cuando están involucrados tantos agentes del orden”, se lee en el informe. “Sin embargo, uno esperaría que las fuerzas del orden durante una sesión informativa tuvieran mucho cuidado al indicar qué hechos son verificables y cuáles no”.

La investigación del comité encontró que una crítica a la aplicación de la ley era falsa.

Un informe del Centro de Capacitación de Respuesta Rápida para el Cumplimiento de la Ley Avanzada (ALERRT son sus siglas en inglés) de la Universidad Estatal de Texas afirmó que un oficial del Departamento de Policía de Uvalde tuvo la oportunidad de dispararle al atacante antes de que ingresara a la escuela.

Resultó que la persona que vieron los oficiales era un entrenador que ayudaba a los niños a ingresar. El informe dijo que el personal de ALERRT no realizó su propia investigación y se basó completamente en la información proporcionada por el DPS.

El comité dijo que no encontró evidencia de que alguna policía tuviera la oportunidad de confrontar al tirador en su camino a la escuela.

El DPS no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de TPR.

El informe tiene casi 80 páginas. Las familias de las víctimas y los miembros de la comunidad apenas comienzan a digerir sus detalles gráficos y sus duras conclusiones, particularmente en lo que respecta a la pérdida de vidas.

El informe señaló que el atacante disparó más de 100 rondas en los tres minutos antes de que llegaran los agentes de la ley a la escena del crimen. La mayoría de las víctimas probablemente murieron inmediatamente por el bombardeo inicial de disparos del atacante.

El comité también concluyó que “dada la información conocida sobre las víctimas que sobrevivieron durante el tiempo de la agresión y que luego murieron camino al hospital, es plausible que algunas víctimas podrían haber sobrevivido si no hubieran tenido que esperar 73 minutos adicionales para el rescate”.

Si bien el reporte del comité fue el relato más detallado hasta el momento de lo que sucedió en Uvalde el 24 de mayo, brindó poco consuelo a los miembros de la familia que todavía están enojados y solo quieren respuestas.

Esta nota fue traducida por Texas Public Radio con apoyo de Gabriela Olivares, Roberto Sierra, Francisco Marín, Pamela Martinez, Ana Baehr, e Yvette Benavides, para NPR y The Texas Newsroom. 

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.

As TPR's news director, Katz leads the organization’s news and journalism efforts, overseeing the newsroom’s day-to-day management and the development of a strategic vision for the news division. He also serves on the organization’s executive leadership team.
Jerry Clayton can be reached at jerry@tpr.org or on Twitter at @jerryclayton.