© 2020 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
TPR Noticias

‘En cuanto escuché me volví loco': un padre recuerda esperar afuera de la escuela mientras asesinaban a los niños

Uvalde,TX220526-18.jpg
Patricia Lim
/
KUT
Monumento para 19 estudiantes y dos miembros de la facultad colocados afuera de la Escuela Primaria Robb el 26 de mayo de 2022.

Están surgiendo más detalles sobre la respuesta de las fuerzas del orden público al tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde que mató a 19 niños y dos miembros de la facultad.

Los padres y otros tutores estaban afuera de la escuela ese día tratando desesperadamente de obtener más información sobre lo que estaba pasando y dónde se encontraban sus hijos.

Uno de esos padres era Christian Garcia, cuyo hijo cursaba el tercer grado. Dijo que los padres de familia en Uvalde inicialmente escucharon que alguien fue detenido afuera de la escuela. Más tarde se supo que el hombre armado de 18 años destrozó su automóvil antes de ingresar al edificio.

“Entonces mi hermano me llamó. Obtuvo de una buena fuente que en realidad había un tipo allí con rehenes”, explicó Garcia.

Él y su esposa corrieron hacia la escuela. Cuando llegaron allí, el perímetro ya estaba bloqueado por la policía.

“Tenían algunas de las ventanillas de las patrullas abajo y se les podía oír hablando y pidiendo una ambulancia, que les habían disparado a los estudiantes”, recordó.

“Y en cuanto escuché eso, me volví loco, tratando de buscar a mi hija. Dijeron que iban a llevar a los niños a una funeraria”.

Entonces se les pidió a los seres queridos de los alumnos que se reunieran en el centro cívico de Uvalde para buscar más información. Pero Garcia y su esposa tenían miedo de salir de la escuela en caso de que su hija todavía estuviera adentro. Así que decidieron quedarse.

ChristianGarcia_KirkhamTPR.jpg
Bri Kirkham
/
Texas Public Radio
Christian Garcia es padre de una estudiante de tercer grado en Robb Elementary. Él y su esposa trabajan en Uvalde Meat Market and Processing.

Encontraron a la maestra de su hija, que está embarazada, pero su niña no estaba con ella. La maestra dijo que no sabía dónde estaba. El servicio de telefonía celular tampoco funcionaba correctamente fuera de la escuela ese día.

Robb Elementary tiene aproximadamente un predio de 5 acres cuadrados, o aproximadamente cuatro campos de futbol, y cuenta con múltiples puertas exteriores. Algunos videos muestran a los padres siendo retenidos por la policía mientras intentaban entrar a la escuela. Medios de comunicación informaron que algunos residentes en Uvalde criticaron el tiempo de respuesta y el actuar de las autoridades. Otros informes detallan que los transeúntes rompieron con éxito las ventanas exteriores para ayudar a los estudiantes a escapar.

Garcia agregó que no vio eso, pero la escena fue intensa. También trató de ingresar a la escuela.

“Lo intenté, pero no pude, ya sabes. Creo que fueron más problemas para los policías que no sabían quién era yo”, reflexionó.

Garcia y su esposa estaban inicialmente en el extremo izquierdo del campus de la escuela. Recorrieron la propiedad y continuaron buscando a su hija.

“Corrimos hasta donde la vimos por última vez (a la maestra) y ella estaba allí… nos la señaló de inmediato”, narró. “Y en cuanto la vi (hija) mi corazón se hundió… ella corrió hacia mí y me abrazó. Estaba llorando, temblando, teniendo como un ataque de pánico”.

Ella estaba en la cafetería en el momento del tiroteo.

“No sé cómo sentirme porque estoy feliz. Pero no sé si es la emoción correcta porque mi hija no es uno de esos bebés inocentes”, reflexionó Garcia.

“Hay una cosa en este mundo que no haces. Y eso es lastimar niños”.

Garcia precisó que cree que la policía hizo lo que pudo, pero que estaba frustrado por la falta de información que se les dio a los padres y tutores afuera de la escuela ese día. Agregó que comprende especialmente por qué los padres que perdieron a sus hijos están molestos con el tiempo de respuesta.

“Tienes que llegar allí lo más rápido que puedas. Y, sabes, no soy uno de los padres que perdió a su hijo. Pero apuesto a que están molestos con eso, más que nada”, compartió Garcia.

También cree que los mensajes privados de Facebook que envió el agresor antes del tiroteo deberían haber sido marcados por Meta, la compañía propietaria de Facebook, e informados a las fuerzas del orden.

A medida que pasan los días tras la masacre, Garcia dijo que Uvalde se ha unido como comunidad para apoyar a las familias que perdieron a sus hijos y seres queridos. También añadió que le preocupa su hija de 9 años y quiere que busque recursos de salud mental.

La pequeña regresará a Robb Elementary en el otoño como estudiante de cuarto grado con sus compañeros de clase.

“Ella volverá a la escuela porque no vamos a dar marcha atrás. No nos vamos a quedar con miedo. Nos mantendremos unidos (y) nos mantendremos fuertes”.

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.