© 2020 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
TPR Noticias

Los EE. UU. es excepcionalmente terrible para proteger a los niños de la violencia armada

School shooting at Robb Elementary in Uvalde, Texas
MARCO BELLO/REUTERS
/
X07051
Una niña da el pésame en el monumento en la escuela primaria Robb, donde un hombre armado mató a 19 niños y dos adultos, en Uvalde, Texas, EE. UU., el 28 de mayo de 2022.

De esta semana la masacre en Uvalde, Texas, fue otro sombrío recordatorio de que en los EE. UU., donde los civiles poseen casi 400 millones de armas de fuego, los niños tienen más probabilidades de morir a causa de la violencia armada que en cualquier otro país de altos ingresos.

El asesinato de 19 estudiantes de cuarto grado y dos adultos en la Escuela Primaria Robb ha desatado una oleada de dolor y tristeza en todo el país. También, una vez más, ha incitado a muchos a preguntarse por qué Estados Unidos no pudo hacer ningún cambio significativo a sus leyes de armas tras los horrendos tiroteos masivos que ahora ocurren con regularidad.

Columbine High School, Virginia Tech, Sandy Hook Elementary, Marjory Stoneman Douglas High School: todos son nombres grabados en la memoria de la nación por la terrible violencia que cobró la vida de los estudiantes allí.

Pero los peligros que enfrentan los jóvenes por las armas de fuego en Estados Unidos van mucho más allá de los tiroteos en las escuelas, que representan solo una fracción de todas las muertes relacionadas con armas. Ya sea la violencia armada que enfrentan en sus vecindarios, o el suicidio o los accidentes en el hogar cuando las armas no están aseguradas, la amenaza para los niños y adolescentes de la nación no solo es grave, sino que empeora.

"Da mucho miedo", explica Ade Osadolor-Hernandez, de 20 años, estudiante de tercer año de la Universidad de Chicago y miembro de la junta asesora nacional del grupo Students Demand Action. "Es extremadamente decepcionante ver que todavía estamos viviendo en esta condición y que no se está haciendo nada para salvar nuestras vidas".

Las armas son ahora la principal causa de muerte entre los jóvenes en los EE. UU.

Durante décadas, los accidentes automovilísticos fueron la principal causa de muerte entre los estadounidenses de 1 a 19 años. Pero la brecha entre las muertes por accidentes automovilísticos y por armas de fuego comenzó a reducirse constantemente en los últimos años. En 2020, la violencia armada superó a los accidentes automovilísticos y se convirtió en la principal causa de muerte de niños y adolescentes de los EE. UU.

Investigadores de la Universidad de Michigan encontraron que si bien las muertes relacionadas con armas de fuego en general aumentaron un 13.5 % entre 2019 y 2020, entre los niños y adolescentes se incrementaron un asombroso 30%.

En los EE. UU., los niños tienen más probabilidades de morir a causa de la violencia armada que en otros países ricos

Durante años, los investigadores de la Universidad de San Francisco y la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard han comparado las tasas de fallecimientos por armas de fuego en los EE. UU. y otros países poblados y de altos ingresos, en su mayoría naciones de Europa.

Su estudio más reciente, que analiza los datos de 2015, encuentra que los EE. UU. representa la gran mayoría de las muertes por armas de fuego entre los niños. En los 29 países del estudio, los EE. UU. representó casi el 97% de las muertes por armas de fuego entre los niños de 4 años o menos, y el 92% de las muertes por armas de fuego entre los 5 y los 14 años.

Y con el tiempo, los EE. UU. representan una proporción cada vez mayor de personas muertas por armas de fuego en estos países. La tasa de mortalidad por armas de fuego en los EE. UU. aumentó casi un 10% entre 2003 y 2015, incluso cuando cayó en otros países de altos ingresos.

En comparación con países de todos los tamaños e ingresos, la tasa de mortalidad relacionada con armas de fuego en los EE. UU. ocupa el puesto 32 en el mundo, según un estudio por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington. (Encabezando esa lista, que utiliza datos de 2019, estaban El Salvador, Venezuela y Guatemala). Cuando se cuenta el número total de muertes por armas de fuego, los EE. UU. ocupa el segundo lugar en el mundo, después de Brasil, según un estudio utilizando datos de 2016.

Un factor en el alto nivel de muertes por armas de fuego en Estados Unidos es la enorme cantidad de estos artefactos en el país: los civiles en los Estados Unidos poseen aproximadamente 393 millones de armas de fuego, según un Estudio de 2018 de Small Arms Survey. Eso es casi el 46% de los 857 millones de armas de fuego en poder de civiles en el mundo. Esa es una proporción sorprendente, cuando los EE. UU. tiene solo el 4% de la población mundial.

Mensaje del patrocinador

El número de muertes y lesiones relacionadas con armas está aumentando

Hace cinco años, poco menos de 4,000 niños y adolescentes de hasta 17 años fallecieron o resultaron heridos por la violencia armada, según el Archivo de violencia armada. A fines del año pasado, ese número aumentó un 43% a 5,692. Murieron unos 1,560 de estos niños y adolescentes.

En lo que va de 2022, al menos 653 niños y adolescentes en los EE. UU. han sido asesinados por armas de fuego. Otros 1,609 niños y adolescentes han resultado heridos por armas de fuego, según el archivo.

Las tasas más altas de muertes relacionadas con armas, según un análisis del Consejo Nacional de Seguridad, se encuentran entre las personas de 15 a 34 años.

Muchas armas provienen de casa.

En 2012, el tirador de Sandy Hook usó las armas de su madre para asesinarla a ella y a 26 niños y miembros del personal escolar. En el tiroteo de 2018 en la escuela secundaria Santa Fe en Texas, el tirador usó las armas de su padre.

La investigación publicada el año pasado y financiada por el Instituto Nacional de Justicia (un programa del Departamento de Justicia de los EE. UU.) sugiere que esa es la norma. El análisis examinó los tiroteos masivos que tuvieron lugar entre 1966 y 2019 y descubrió que más del 80% de los tiradores masivos en las escuelas K-12 robaron armas de fuego de sus familiares.

"Los hallazgos respaldan el almacenamiento seguro de armas", escriben los autores. Pero como señala el análisis, "no hay leyes federales que exijan el almacenamiento seguro de armas, ni estándares federales para candados de armas de fuego". El NIJ dijo que los datos "también respaldan las leyes de 'bandera roja' que permiten a las fuerzas del orden o a los miembros de la familia solicitar a un tribunal estatal que ordene la eliminación temporal de un arma de fuego de una persona que representa un peligro".

La mayoría de las personas asesinadas por la violencia armada no mueren en tiroteos masivos

La masacre de Uvalde fue el tiroteo número 29 en escuelas en el país este año.

Aunque los tiroteos masivos tienden a atraer la mayor atención, no son la causa de la mayoría de las muertes por armas de fuego en los EE. UU.

En 2020, 45,222 personas murieron por lesiones relacionadas con armas de fuego, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades— alrededor de 124 personas cada día. De ellos, el 54% fueron suicidios y el 43% fueron asesinatos, según un análisis del Centro de Investigación Pew. Otras muertes relacionadas con armas de fuego no fueron intencionales, involucraron a la policía o tuvieron circunstancias indeterminadas, según Pew.

Ese mismo año, 513 personas murieron en tiroteos masivos, según el Archivo de Violencia Armada— lo que significa que los tiroteos masivos representaron aproximadamente el 1% de todas las muertes por armas de fuego en 2020. El archivo define un tiroteo masivo como uno en el que cuatro o más víctimas fueron baleadas, ya sea que resultaron heridas o muertas.

Según la campaña Brady para poner fin a la violencia armada, cerca de 8,000 niños y adolescentes en promedio recibieron disparos y más de 1,600 murieron cada año entre 2015 y 2019. De los que murieron, el 52% fueron asesinados, el 40% por suicidio con arma de fuego y el 5% sin intención.

Aumenta el suicidio de jóvenes con armas de fuego

Un análisis de The Trace, una sala de redacción centrada en la violencia armada, encontró un fuerte aumento en las tasas de suicidio con armas de fuego entre los jóvenes en la adolescencia y los 20 años en los EE. UU. entre 2011 y 2020.

"La tasa de suicidios con armas de fuego se duplicó con creces entre los adolescentes negros, latinos y asiáticos, mientras que aumentó un 88 por ciento entre los nativos americanos y un 35 por ciento entre los adolescentes blancos", encontró el análisis.

Un estudio publicado el año pasado analizó 134 casos de suicidio entre niños de entre 5 y 11 años en los EE. UU. entre 2013 y 2017. Los investigadores descubrieron que las armas de fuego eran el segundo método de suicidio más común. Cuando se usaron armas de fuego, en todos los casos en los que había detalles disponibles, "el niño obtuvo un arma de fuego almacenada de manera insegura en el hogar", según el análisis.

Protestors Condemn NRA Gun Convention In Texas Mere Days After Uvalde Shooting
Reginald Mathalone/Reginald Mathalone via Reuters
/
X07413
Un grupo lleva el ataúd de un niño por la acera junto al Centro de Convenciones George R. Brown, donde la NRA está celebrando una convención de armas el 27 de mayo de 2022 en Houston, Texas. (Foto de Reginald Mathalone/NurPhoto)

Los jóvenes están llamando a la acción

"Cada vez que entro a un salón de clases, lo primero que hago es encontrar la salida más cercana", expone Osadolor-Hernandez, estudiante de UChicago y defensora de la violencia contra las armas.

En lugar de concentrarse en la conferencia de su profesor, se encuentra constantemente mirando a su alrededor para ver si alguien parece sospechoso.

"Cada vez que alguien mete la mano en su mochila, siento una sensación de pánico", agrega. "Es extremadamente frustrante tener que sentirse así y es extremadamente difícil vivir con esta realidad".

Ella dice que muchas personas parecen estar cada vez más preocupadas por el problema. Ahora quiere ver lo mismo de parte de los legisladores: "Les exigimos que actúen y es hora de que nos escuchen y de que verdaderamente cambien la forma en que funciona este país".

Osadolor-Hernandez arguye que ve los números angustiosos y teme por las generaciones futuras.

"Incluso me pregunto si quiero tener hijos cuando sea mayor", cuestiona, "porque quiero poner a mis hijos en una situación en la que les puedan disparar y no pueda volver a vivir con ellos. Es un miedo real con el que vivo todos los días de mi vida".

Si usted o alguien que conoce puede estar considerando suicidarse, comuníquese con la Línea de vida nacional para la prevención del suicidio al 1-800-273-8255 (en español: 1-888-628-9454; sordos y con problemas de audición: 1-800-799-4889) o a la Línea de texto de crisis enviando un mensaje de texto con HOME al 741741.

Esta nota fue traducida por Texas Public Radio con apoyo de Gabriela Olivares, Roberto Sierra, Francisco Marín e Yvette Benavides, para NPR y The Texas Newsroom. Haga clic aquí para más cobertura de Uvalde en español.

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.