© 2024 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

La confusión persiste tras el fin del Título 42

Priscilla Orta tries to assist people in Matamoros with their questions about the asylum process.
Gaige Davila
/
TPR
Priscilla Orta trata de ayudar a las personas en Matamoros a responder sus preguntas sobre el proceso de asilo.

Lee esta historia en inglés.

Abogados de inmigración a lo largo de la frontera están luchando para ayudar a los inmigrantes a buscar asilo después de que la administración Biden puso fin a una restricción fronteriza pandémica de la era Trump, conocida como Título 42, y la reemplazó con diversas políticas.

Ahora, la ley dice que las personas deben solicitar asilo solo en los puertos de entrada y tener una cita o demostrar que ya solicitaron asilo en otro lugar. Si no se cumplen estas condiciones, pueden enfrentarse a una prohibición de cinco años para volver a solicitar asilo.

Después de una semana de navegar por las nuevas regulaciones estrictas, los abogados todavía las encuentran confusas y se aplican de manera inconsistente.

El día después del fin del Título 42

Priscilla Orta, la abogada supervisora del Proyecto Corazón, cruzó el puente de Brownsville a Matamoros al día siguiente de los cambios de política.

“La sensación de confusión es mayor que nunca, en gran parte porque todos estamos tratando de averiguar qué sucederá hoy con estas nuevas reglas”, dijo mientras cruzaba hacia Matamoros.

Es abogada de inmigración y hace este viaje varias veces a la semana para asesorar a personas en México sobre cómo solicitar asilo.

“Parte de nuestro trabajo es armar literalmente presentaciones de 'conoce tus derechos' para que las personas puedan estar al tanto de lo que está sucediendo”, explicó Orta.

Este fue su primer viaje para ayudar a los solicitantes de asilo bajo las políticas posteriores al Título 42. Se unió a una delegación organizada por Haitian Bridge Alliance para “dar testimonio del fin del Título 42 y el comienzo de nuevas políticas fronterizas restrictivas”.

A group of fifty migrants make their way from Matamoros to request asylum at the US port of entry.
Gaige Davila
/
TPR
Un grupo de cincuenta migrantes se dirige desde Matamoros para solicitar asilo en el puerto de entrada de los Estados Unidos.

En Matamoros, varios migrantes se acercaron casi de inmediato a Orta con preguntas sobre su caso de asilo.

Pero esta vez, tuvo problemas para ayudarlos porque tenía muchas preguntas sin respuesta sobre los cambios de esta política.

El cambio también causó confusión entre los solicitantes de asilo. Santiago Urioste y sus dos hermanas y su madre escucharon que el día después de que el Título 42 terminara, los funcionarios estadounidenses en Brownsville permitirían que 50 personas al día se acercaran al puerto de entrada.

Pero apenas unos minutos antes, funcionarios mexicanos habían escoltado al grupo de 50 individuos. Los Uriostes no habían sido parte de este grupo selecto.

“Lo intentamos pero ya habían dejado pasar a los que podían pasar”, dijo Urioste.

Pensaron que el cambio terminaría con su lucha por hacer una cita de asilo en la aplicación CBP One, notoriamente defectuosa. Según Urioste, la aplicación, que ya era difícil de navegar, es más difícil después de una actualización justo antes del final del Título 42.

“Estamos tratando de ingresar a través de la aplicación CBP pero cambió. Antes era más fácil, ahora es más difícil”, detalló. Explicó que ahora la actualización solo les permite solicitar una cita una vez cada catorce días en lugar de todos los días como antes.

Los Uriostes y otras dos familias se sentaron derrotados a la sombra de una ambulancia inactiva. Les dijeron que los que estaban en el albergue para migrantes tenían prioridad.

Hace cinco días, habrían sido incluidos en este grupo, pero él y las otras familias decidieron irse por el bien de la salud de los niños.

La mayoría de los niños estaban enfermos. La hermanita de Urioste no dejaba de toser y estaba anémica. Una de las otras madres, Elica De La Carmen, cuyo hijo también estaba enfermo, explicó por qué había elegido irse.

Elica De La Carmen holds a bloody tissue to her sick son's nose.
Gaige Davila
/
TPR
Elica De La Carmen sostiene un pañuelo ensangrentado en la nariz de su hijo enfermo.

“Se enferman mucho [en el refugio] porque ahí es donde ponen a todos, y todos respiran el mismo aire”, expuso mientras colocaba un pañuelo ensangrentado en la nariz de su hijo.

Estaba desesperada por ingresar a los EE. UU. porque le preocupaba la condición de su hijo.

“Tiene mucha fiebre y le sangra mucho la nariz. Ha estado así durante tres días”, indicó.

Una semana después del fin del Título 42

Una semana después, De La Carmen sigue en México con su hijo enfermo. Pero los Uriostes tuvieron suerte.

Siguieron intentando hacer una cita en vano. Pero suplicaron a la psicóloga del refugio, quien logró meterlos en el último grupo de 50 sin cita previa para ingresar a los Estados Unidos. Ahora esperaban su vuelo a California desde un aeropuerto estadounidense.

De La Carmen consiguió una cita de asilo antes de que saliera el último grupo de cincuenta. Así que ella y su hijo enfermo tuvieron que quedarse en México hasta su cita.

Priscilla Orta, la abogada de inmigración, dijo que si bien parece que los Urioste tomaron un respiro, ella se preocupa especialmente por casos como el de ellos.

“Siguen siendo personas que cruzaron sin cita previa. Y cruzaron sin buscar asilo en un tercer país”, dijo Orta. Explicó que, técnicamente, violaron la ley, a pesar de que fueron elegidos para ingresar.

Ella no sabe si esto los afectará negativamente más adelante en su caso de asilo.

“Estamos tratando de dar consejos a las personas sobre su vida. Y la verdad es No sé qué pasará después”, agregó.

Santiago Urioste stands by an idle ambulance by the port of entry in Matamoros.
Gaige Davila
/
TPR
Santiago Urioste junto a una ambulancia inactiva en el puerto de entrada en Matamoros.

Estos no son los únicos problemas que han afectado a Orta en su primera semana navegando por el sistema de asilo bajo diferentes reglas.

Otro es el futuro de la libertad condicional humanitaria, que es un programa para que las personas indocumentadas ingresen rápidamente a los Estados Unidos en circunstancias extremas, como las víctimas de quemaduras del incendio del centro de detención de migrantes de Juárez.

“Reconocen que este programa va a continuar. Es parte de la regla”, advirtió. “Y luego, de la nada, me dijeron hoy que no habían recibido orientación sobre cómo manejar realmente estas situaciones, pero están de acuerdo en que si te acercas al puente, estás sujeto a la prohibición hasta donde entendieron”.

Por lo tanto, no está claro si las personas que se acercan al puerto de entrada en busca de libertad condicional humanitaria serán tratadas como infractores de la ley.

Sin embargo, a pesar del aumento de las penas, todavía ve personas tan desesperadas por protección que arriesgarían su caso de asilo.

Orta comentó que no hay precedentes de cómo se resolverán casos como el de Uriostes. Por el momento, el futuro sigue siendo incierto para muchas personas que buscan refugio.

“Creo que eso es realmente lo que más ha cambiado en estos últimos días. Creo que nunca me di cuenta de lo mucho que importaba”, reiteró. “Estoy muy triste de que todos podamos ver y descubrir por lo que la gente está dispuesta a pasar”.

Esta nota fue traducida por Texas Public Radio con apoyo de Gabriela Olivares e Yvette Benavides para NPR y The Texas Newsroom. 

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.

Gaige Davila is a journalist based in the Rio Grande Valley. He was TPR's Border and Immigration Reporter from 2021-2024.