© 2023 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

La angustia de una madre, los traficantes sexuales acusados ​​no ven tiempo en la cárcel en el caso del condado de Bexar

IMG_3159.JPG
Paul Flahive
/
TPR
Irma Reyes dijo que el sistema de justicia le falló a su hija.

Lee esta historia en inglés

Irma Reyes estaba enojada. El lunes ella también estaba nerviosa, casi al grado de enfermarse. Reyes se sintió tan mal que tuvo que retirarse de la última banca de la sala del Tribunal 226 del Distrito Penal en el Centro de Justicia Cadena Reeves y se dirigió al baño.

“Pensé que estaba teniendo un ataque de pánico”, explicó cuando regresó.

Durante más de seis años, Reyes esperó justicia para su hija, que ahora tiene 21 años y es identificada solo como KH. La policía dijo que fue traficada sexualmente en el condado de Bexar cuando tenía 16 años. Reyes dijo que no está recibiendo justicia por ese crimen.

A fines del año pasado, James Winters, un abogado de la oficina del fiscal general de Texas, le dijo que ofrecerían acuerdos de culpabilidad a los perpetradores que los mantendrían fuera de la cárcel y no tendrían que registrarse como delincuentes sexuales.

“Es un fracaso total, una traición”, sentenció Reyes. “Ya ni siquiera confío en el sistema. ¿Estás ahí por tu poder? ¿O estás ahí para proteger a las víctimas?

Por eso ella y su esposo hicieron el viaje desde el Rio Grande Valley: para ser escuchados. La mujer le había escrito a la jueza Velia Meza con la esperanza de que la jueza pudiera hacer algo con respecto al plan de la fiscalía.

El acuerdo de culpabilidad hecho público el lunes redujo el cargo de los coacusados de tráfico continuo de personas, un cargo que conlleva una pena de prisión de 25 años a cadena perpetua, a promoción agravada de prostitución y siete años de sentencia diferida. Además, debido a que el crimen ocurrió en 2017, ninguno de los hombres en el caso será agregado al registro de delincuentes sexuales.

“Es una locura, increíble. Y le pregunté [a Winters], '¿van a ser registrados o van a ofender a los delincuentes sexuales?' Fue 'no'”, explicó Reyes.

El trato fue el resultado de un nuevo fiscal, un flujo constante de rotación y salidas de la oficina del fiscal general de Texas y un tribunal ansioso por resolver un caso de años que ya había llegado a los tribunales una vez y terminó, después de siete días, en un juicio nulo.

Winters and Goss
Paul Flahive | Texas Public Radio
/
El abogado de Sharkey, Jason Goss [izquierda], conversa con James Winters [derecha]

“Ha estado en mi agenda durante al menos cuatro años, y la mayor parte, con el cierre de la pandemia, no solo el cierre de la pandemia, sino también la rotación de los abogados en la oficina del fiscal general. Entonces, usted es probablemente el quinto o sexto abogado que maneja este caso”, expuso Meza a Winters.

Winters dijo en la corte el lunes que dos de las tres víctimas no estaban disponibles: una enfrentaba una orden judicial y otra víctima, identificada solo como KH, no tenía su propio teléfono y no estaba disponible.

Reyes cuestionó la descripción y explicó que su hija, que testificó en un juicio anterior, lo volvería a hacer si se lo pidieran. Según los abogados y jueces consultados por TPR, su testimonio en el juicio anterior podría haber sido utilizado sin su presencia en este.

La recomendación de sentencia de la oficina del fiscal general para los presuntos traficantes fue de menos tiempo que el acuerdo ofrecido el año pasado a un hombre que se declaró culpable de solicitar a uno de los menores para obligarlo a testificar para la acusación.

Rakim Sharkey traficó con tres mujeres menores de edad, una durante años hasta que se convirtió en una mujer adulta, según la acusación de 2019. Él y Elijah Teel, alegaron los fiscales, publicitaron a las niñas para tener sexo en sitios web, incluido el ahora desaparecido backpage.com.

A las niñas se les proporcionaron teléfonos y habitaciones de hotel en los moteles La Quinta y Econolodge, donde aceptarían dinero a cambio de sexo, según los registros judiciales. Sharkey supuestamente los golpeaba cuando hablaban con otros hombres y por no cumplir con las cuotas monetarias.

Goss and Sharkey.jpg
Paul Flahive | Texas Public Radio
/
Rakim Sharkey [derecha]

Sharkey y su abogado no respondieron preguntas en la sala del tribunal el lunes. La oficina del fiscal general no respondió a la solicitud de comentarios de TPR.

La decisión de reducir el cargo de manera tan dramática provocó la indignación de las víctimas y la sorpresa de un exfiscal del caso.

“No creo que una reducción al nivel del que estamos hablando sea apropiado en este caso”, planteó Kirsta Leeburg Melton, directora ejecutiva del Instituto para Combatir la Trata y ex directora de la Oficina de Trata de Personas del Fiscal General de Texas.

Los registros judiciales mostraron y los testimonios revelaron que los fiscales tenían víctimas cooperativas como testigos, mensajes de texto, videos y otra evidencia electrónica que vinculaba a Sharkey con los lugares donde ocurrieron los crímenes. Los fiscales también contaron con el testimonio de un hombre que pagó para tener sexo con una de las niñas.

“La calidad de esta evidencia en este caso es excelente. [El Departamento de Policía de San Antonio] hizo un trabajo tremendo al recopilar no solo el testimonio de los testigos, sino muchas y variadas fuentes de evidencia corroborante”, dijo Melton. “Con el tipo de evidencia que se reunió en este caso, es un caso eminentemente juzgable y merece ir frente a un jurado”.

El caso fue entregado a la oficina de los AG por el fiscal de distrito del condado de Bexar, Joe Gonzales, quien se recusó. Había sido el abogado defensor de Sharkey cuando fue elegido fiscal de distrito. Desde entonces, el caso había sido archivado debido a la pandemia de COVID-19.

Melton dijo que el caso estaba listo para juicio a fines de 2019 cuando dejó la oficina y estaba programado para principios de 2020. La pandemia hizo que el condado de Bexar cerrara sus tribunales durante la mayor parte de los próximos 18 meses.

Reyes agregó que en ese momento, el equipo legal de Sharkey ofreció al menos un acuerdo de culpabilidad, que lo enviaría a prisión, pero ella no lo apoyó.

“Dije 'diablos, no'. Los daños son demasiado severos. No hay forma. Todavía estoy lidiando con las consecuencias, yo y mi hija”, dijo Reyes.

Connie Spence, la fiscal principal del caso en ese momento, dijo que llevarían el caso a juicio. En junio del año pasado, lo hicieron.

“Y lo llevaron a juicio porque creían en la solidez de ese caso”, dijo Melton.

Después de siete días de testimonio, el caso se declaró nulo cuando varios miembros de la corte se enfermaron con COVID-19.

Desde entonces, Spence y varios otros abandonaron la oficina de la AG y, más significativamente, la oficina de Trata de Personas de la AG.

Judge Velia Meza.JPG
Paul Flahive | Texas Public Radio
/
Juez Velia Meza.JPG

Establecido en el juicio nulo

La hija de Reyes, identificada como KH en los registros judiciales, conoció a Sharkey en septiembre de 2017 después de que ella y otra niña se escaparon de un centro de tratamiento de drogas en San Antonio. Ella tenía 16 años en ese momento.

La adolescente se había escapado muchas veces durante los dos años anteriores y había sido colocada en libertad condicional juvenil, tratamiento y otras instalaciones de salud mental para atender sus necesidades, según los registros judiciales.

Las dos niñas supuestamente conocieron a Sharkey a través de Teel, quien según los registros judiciales les dio a las niñas un lugar para quedarse a cambio de sexo. Teel también abogó por una reducción significativa en el cargo, cinco años sin registrarse como delincuente sexual.

Teel fotografió a las dos y las publicó en línea, publicitándolas sexualmente, diciendo en al menos un anuncio que las niñas tenían más de 18 años, según archivos judiciales.

Teel rechazó la solicitud de comentarios de TPR.

Las niñas tuvieron relaciones sexuales a cambio de dinero durante más de una semana cuando la hija de Reyes llamó a su madre para consultar sobre la familia. Al poco tiempo, ella le dijo que ya no quería estar donde estaba. Agregó que un hombre la había golpeado en la cara por hablar con otros hombres.

“Me dijo que entrara a la habitación y me golpeó”, testificó la niña en junio pasado. Reyes trató de averiguar dónde estaba su hija, pero la niña colgó.

Reyes, que ya había denunciado la desaparición de su hija, dijo que rastreó el número de teléfono hasta un anuncio de Backpage. Mostraba a su hija en ropa interior sobre una cama.

Llamó a SAPD y los oficiales encontraron a las niñas.

La sentencia
Ahora, casi siete años después, los hombres que presuntamente violaron a la hija de Reyes y otras niñas saldrán libres. Tanto Teel como Sharkey fueron sentenciados por condiciones idénticas.

Meza advirtió a ambos hombres que si violan los términos de su libertad condicional, volverán a ella y ella tiene la capacidad de sentenciarlos entre 5 y 99 años.

“Ten eso en cuenta”, le dijo Meza a Sharkey. “Tengo la gama completa si algo sale mal.

Desde que Reyes se enteró de que la oficina del fiscal general estaba avanzando con los acuerdos, ha sufrido ataques de pánico. Ella dijo que tenía que tomar una discapacidad a corto plazo.

“Llego a donde ni siquiera puedo conducir”, explicó Reyes. “Estoy conduciendo por la carretera llorando y ni siquiera puedo abrir los ojos”.

Dijo que no está claro cuándo, si es que alguna vez lo supera, estos sentimientos desaparecerán, especialmente ahora que no recibió la justicia que creía que su hija merecía.

El juez les dio a las mujeres la oportunidad de confrontar a los hombres el lunes. Reyes inhaló lenta y audiblemente en el micrófono mientras los hombres la miraban.

Ella suplicó a otras víctimas que se presentaran contra los hombres. Criticó a la oficina de los AG por no procesar el caso. Ella dijo que no tuvo el corazón para contarle a su hija lo que pasó ese día.

Y Reyes reprendió a los cuatro hombres sentados frente a ella: Sharkey, Teel y otros dos hombres a quienes se les suplicó que solicitaran sexo con su hija al mismo tiempo.

“No son más que basura que juegan con las emociones [de las niñas] y abusan psicológicamente [y] abusan físicamente, y todo porque quieren dinero”.

Esta nota fue traducida por Texas Public Radio con apoyo de Gabriela Olivares e Yvette Benavides para NPR y The Texas Newsroom. 

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.

Paul Flahive can be reached at Paul@tpr.org and on Twitter at @paulflahive