© 2023 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Uvalde incitó a Texas a tomar en serio los fondos de salud mental para las escuelas. ¿Con eso basta?

TX: Uvalde, Texas Memorials
Sipa USA/Joshua Guerra/Sipa USA via Reute
/
X07185
Veintiún sillas, banderas y cruces se exhiben frente a negocios locales el 30 de mayo de 2022 en Uvalde. Cada uno honra a los 19 estudiantes y dos maestros asesinados en un tiroteo masivo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde.

Read this story in English.

En un dulce y soleado martes de primavera, los niños de todo el estado se estaban preparando para las vacaciones de verano, sintiendo esa euforia vertiginosa que les llega en esos últimos días libres del año escolar cuando aprovechan al máximo esas horas no estructuradas de diversión veraniega.

Luego circuló una noticia de una pequeña ciudad en el sur de Texas el 24 de mayo que devastaría y desorientaría a todo el país – de nuevo.

"Aproximadamente a las 11:32 am de esta mañana, hubo un incidente con múltiples víctimas en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas. Esta escuela tiene niños que están en segundo, tercero y cuarto grado. Puedo confirmar en este momento que tenemos varios heridos, adultos y estudiantes, y tenemos algunas muertes", dijo el entonces jefe de policía de Uvalde CISD, ahora despedido, Pete Arredondo.

Arredondo fue destituido tras analizar la respuesta de las fuerzas del orden al tiroteo lo cual reveló una respuesta tardía y desorganizada de la que él resultó responsable.

En las horas posteriores al tiroteo, Arredondo explicó que 19 niños y dos adultos, estudiantes de cuarto grado y maestros, fueron atacados, atrapados en sus aulas y masacrados por un joven que alguna vez había caminado por esos mismos pasillos cuando era estudiante de cuarto grado.

"El sospechoso ha fallecido en este momento. DPS está ayudando con la investigación", señaló. "Y en este momento, la investigación nos está permitiendo decir que el sospechoso actuó solo durante este crimen atroz".

Shooting at a Texas elementary school, in Uvalde
MARCO BELLO/REUTERS
/
X07051
Un niño se sube a un autobús escolar mientras el personal policial vigila la escena de un tiroteo en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, EE. UU., 24 de mayo de 2022.

Salvador Ramos actuó en solitario. El joven de 18 años era un ex alumno de Uvalde que comenzó en el jardín de niños y debía graduarse este año, pero fue retirado involuntariamente del distrito escolar en 2021 por malas calificaciones y asistencia. A pesar de tener 17 años en el momento de su retiro, solo había completado el noveno grado.

"El mal sacudió a Uvalde ayer", afirmó el gobernador Greg Abbott un día después de la masacre.

"Antes de venir aquí, tuvimos una larga discusión con las fuerzas del orden en todos los niveles. Tuvimos una discusión con líderes comunitarios, funcionarios electos. Y le hice una pregunta abierta al alguacil y a otros y obtuve la misma respuesta del alguacil así como del alcalde de Uvalde", explicó Abbott.

"La pregunta era", continuó Abbott, "¿cuál es el problema aquí? Y fueron directos y enfáticos. Admitieron: 'Tenemos un problema con las enfermedades de salud mental en esta comunidad'. Y luego hablaron sobre la magnitud de los desafíos de salud mental que enfrentan en la comunidad y la necesidad de más apoyo de salud mental en esta región".

Esa fue una declaración polarizadora, por muchas razones.

A pesar de su llamado sobre la necesidad de apoyo para la salud mental, el propio Abbott recortó $211 millones de dólares del departamento que supervisa los programas de salud mental en el estado en abril de 2022.

May 27, 2022; Uvalde, TX, USA; Texas governor Greg Abbott speaks during a press conference in Uvalde, Tex., on May 27, 2022.
Omar Ornelas/USA TODAY NETWORK via Reuters
/
X02835
27 de mayo de 2022; Uvalde, Texas, EE. UU.; El gobernador de Texas, Greg Abbott, habla durante una conferencia de prensa en Uvalde, Texas, el 27 de mayo de 2022.

Uvalde es una ciudad de 15,000 habitantes que se ubica a unas 80 millas de la frontera de Texas con México. Es un área mayormente rural, y una quinta parte de la población de 24,456 residentes latinos vive en la pobreza. En años recientes, el condado de Uvalde recibió fondos presupuestados de $2.8 millones a $3.8 millones para salud y bienestar.

Además, Texas es un estado que tiene más armas per cápita que cualquier otro estado.

En los casi dos meses entre el 14 de mayo y el 4 de julio de este año, tres jóvenes tomaron armas de fuego alimentadas por un cargador, semiautomáticas y de alta capacidad (rifles de asalto) y las dispararon contra una multitud de personas inocentes, matando a 38 en total.

Estos hombres no fueron motivados por una enfermedad mental como los expertos suelen pensar.

No experimentaban los tipos de alucinaciones o delirios que uno podría asociar con la esquizofrenia. No fueron impulsados por la depresión o un ataque de ansiedad. No estaban en las garras de un episodio maníaco que uno podría asociar con el trastorno bipolar. Habían planeado sus ataques meticulosamente. No tenían brotes psicóticos.

Twenty-one crosses are on display as you enter the town of Uvalde, Aug. 24, 2022. The crosses are in memory of the 19 students
BRIANA SANCHEZ/AMERICAN-STATESMA/USA TODAY NETWORK via Reuters
/
X02835
Se exhiben 21 cruces al ingresar a la ciudad de Uvalde, el 24 de agosto de 2022. Las cruces son en memoria de los 19 estudiantes y dos maestros que murieron en un tiroteo en la escuela primaria Robb el martes 24 de mayo de 2022 en lo que ha sido el tiroteo escolar más mortífero en la historia del estado.

Se exhiben 21 cruces al ingresar a la ciudad de Uvalde, el 24 de agosto de 2022. Las cruces son en memoria de los 19 estudiantes y dos maestros que murieron en un tiroteo en la escuela primaria Robb el martes 24 de mayo de 2022 en lo que ha sido el tiroteo escolar más mortífero en la historia del estado.

Las personas con este tipo de problemas de salud mental tienen muchas más probabilidades de ser víctimas de delitos violentos que de cometerlos. Las investigaciones muestran que menos del 10% de los tiroteos involucraron a un perpetrador con problemas de salud mental.

Entonces, ¿qué papel juega la salud mental en estos tiroteos? ¿La falta de acceso a la atención de la salud mental en todo el país hace que sea más probable que ocurran tiroteos masivos en el futuro?

Aprendiendo de la base de datos de tiroteos escolares

En los días posteriores a la masacre en Uvalde, la legislatura de Texas creó un comité legislativo de tres miembros para investigar el tiroteo en Uvalde.

El 17 de julio, el comité se reunió en Uvalde para compartir sus conclusiones.

El representante estatal Dustin Burrows, presidente del comité, señaló primero las "múltiples fallas sistémicas".

Con casi 80 páginas, el extenso informe intentó dar cuenta de todo, desde qué puertas en Robb Elementary estaban cerradas hasta los detalles de la respuesta de las fuerzas del orden.

Relacionado: Reporte de la Cámara de Representantes de Texas culpa a agentes locales, estatales y federales por 'fallo sistémico' en Uvalde

“Creo que algunos de los mismos sistemas que encontramos aquí que fallaron ese día están en todo el estado y el país”, agregó Burrows. “No quiero decir que por una cosa o una persona aquí, esto no podría suceder en otro lugar. Creo que es un perjuicio y no es lo más respetuoso que se puede hacer".

En el centro del informe había diez páginas que examinaban la vida del tirador: su infancia, familia, educación y su deterioro final hasta convertirse en un hombre que no encajaba en ninguna parte y cuya ira influyó en sus acciones.

Burrows y el comité supusieron que el asesino encajaba en el perfil. Un hogar roto y la disfunción de padres separados, pleitos en la escuela, el aislamiento social de los compañeros fueron los sellos distintivos de ese perfil, pero también de la vida de Ramos.

Sin embargo, se relacionó con sus compañeros de la forma en que lo hacen muchos niños hoy en día, en línea, a través de las redes sociales y los videojuegos violentos. Burrows dijo que “finalmente tenía una fijación con los tiroteos en las escuelas e incluso desarrolló el apodo de 'School Shooter'".

El breve resumen de Burrows describió una asombrosa serie de oportunidades perdidas de intervención que comenzaron para Ramos cuando apenas cursaba el cuarto grado.

Las aulas de cuarto grado eran donde Ramos concentraba su matanza.

Burrows expuso que Ramos encaja en el perfil de muchos otros que han tramado y ejecutado planes para asesinar en escuelas, iglesias, sinagogas, supermercados y demás lugares donde se reúnen muchas personas indefensas. Si estos perfiles son parte de un patrón, ¿qué tipo de intervenciones puede imponer la sociedad para evitar que el próximo niño con problemas se convierta en un tirador escolar?

David Riedman es el fundador e investigador de la Base de datos de tiroteos escolares K-12. Fue quien estableció la base de datos en 2018 después del tiroteo en Parkland, Florida.

En ese momento, estaba en un programa de “think tank” en la Escuela Naval de Posgrado. El objetivo del programa fue crear soluciones para problemas emergentes de seguridad nacional.

“Cuando ocurrió el tiroteo en Parkland, era evidente que se pasaron por alto muchas señales de advertencia, y se pasaron por alto porque la gente no tenía las herramientas para reconocerlas y saber qué medidas tomar”, destacó Riedman.

K-12 database.jpg

“Uvalde sigue un patrón que lamentablemente es muy similar a otros tiroteos escolares y tiroteos masivos en general”, explicó.

Riedman describió el patrón: "Alguien tiene un curso de vida estándar en el que pasa por una evolución esperada de eventos. Y a medida que avanza de un paso al siguiente, una familia cariñosa lo cría en una edad temprana".

Ir a la escuela hace que la persona establezca conexiones con otros fuera del hogar. “En la escuela, aprendes a hacer amigos”, recalcó.

Después de que un estudiante se gradúa, puede ir a la universidad o encontrar un trabajo. “Hay una evolución muy lineal”, explicó Riedman. “Y cuando las cosas se rompen, se crean conflictos sin resolver y luego la gente se desvía del camino”.

¿Qué pasa con la persona que va por un camino desviado desde el principio, en la etapa escolar? "Lo que vemos, al observar las historias de vida de estos tiradores masivos y especialmente el de Uvalde”, dijo, es que “su curso de vida iba mal desde el principio”.

También se creía que el tirador de Uvalde tenía un trauma infantil sin resolver. Los informes indicaron que la madre del pistolero era abusiva, que usaba sustancias ilegales, que tenía un novio que pudo haber agredido sexualmente del tirador a una edad muy temprana.

“Él le había contado a su madre sobre eso y ella no le creyó”, agregó Riedman.

El informe del estado explicó todo esto. Reidman dijo que, para algunas personas, un trauma sin resolver similar puede conducir a una crisis, y en ese punto de crisis, una persona con el historial de Ramos podría comenzar a culpar a los demás.

“Y parece que la culpa que estaba dirigiendo estaba en su grupo de cuarto grado, en su salón de clases de cuarto grado”, explicó Riedman.

El pistolero fue intimidado mientras cursaba ese grado. Desarrolló un impedimento del habla. Los problemas de aprendizaje se hicieron evidentes. Se quedó atrás. Comenzó a aislarse de sus compañeros. El informe estatal dice que su cuarto grado en la Escuela Primaria Robb fue realmente significativo para él. Confirmó que compartió los malos recuerdos del cuarto grado con un conocido solo unas semanas antes del tiroteo.

Riedman creía que Ramos culpó a su grupo de cuarto grado. “Luego se fijan en eso, y se fijan en eso, (diciendo) 'Tengo que hacer algo al respecto. Voy a cometer un ataque allí. Y comienzan una especie de planificación para este ataque. Y piensan que la única forma de resolver todos estos problemas y todas estas cuestiones que descarrilaron una fuerza vital es este ataque público".

Los desafíos del tirador no fueron culpa de sus maestros de cuarto grado ni de sus compañeros de clase ni de nadie en la escuela. Ciertamente no fue culpa de esos niños y maestros que él asesinó sin piedad.

Pero entender cómo llegó a tener esta fijación violenta es esencial para detener la próxima masacre y la que podría seguir de ahí, advirtió Riedman. "Desafortunadamente, es el mismo patrón de crisis traumática, culpa, fijación, que finalmente conduce a la violencia porque nadie interviene. Eso se repite una y otra vez".

¿Cómo y cuándo intervenir? 

Según la investigación del estado, el maestro de pre-kínder del pistolero consideró que era “un placer tener… un estudiante maravilloso… siempre dispuesto a aprender”. Ella describió su “buen trabajo y actitud positiva en el salón de clases”.

Pero para el tercer grado, la escuela ya lo había identificado como un alumno “en riesgo” debido a los resultados consistentemente deficientes de sus exámenes.

Y en cuarto grado, el informe del estado detalló su experiencia con la intimidación por su tartamudeo, su ropa y su corte de pelo. Su maestra de cuarto grado testificó que pensó que había manejado la situación de manera efectiva y que él había hecho amigos. Su familia reportó que no lo hizo.

Y no había constancia de que Ramos recibiera servicios académicos o de otro tipo, a pesar de que claramente necesitaba apoyo educativo y emocional cuando estaba en cuarto grado.

Ramos había comenzado a desviarse, según ese patrón que describió Riedman, y se dirigía hacia un terrible destino.

Para 2018, Ramos había acumulado más de 100 ausencias en un año escolar. Se requiere que el estado intervenga cuando un niño ha perdido esa cantidad de días de escuela, pero el informe dice que no estaba claro si algún oficial de recursos escolares visitó alguna vez la casa de Ramos.

¿Cómo pasó Ramos desapercibido dentro del sistema educativo? La Dra. Barbara Robles-Ramamurthy, psiquiatra de UT Health San Antonio, dijo que este tipo de deterioro precipitado ocurre con demasiada frecuencia.

Explicó que "el 50 % de las enfermedades mentales comienzan a los 14 años. Solo alrededor del 50% de los niños que necesitan tratamiento de salud mental lo reciben. Y es probable que esta cifra sea peor en las comunidades rurales con recursos más limitados".

Agregó que cuando los niños tienen acceso al tratamiento, no siempre proviene de proveedores especializados capacitados para tratar a niños y familias.

Otro problema surge cuando el niño y la familia no completan el tratamiento. “Incluso si acuden a nosotros que somos proveedores especializados, sabemos que la mayoría de ellos solo asistirán a una, dos o tres visitas”, agregó Robles-Ramamurthy.

Admitió que no trabajó en este caso en particular, pero atiende a niños en el sistema de justicia juvenil y creció en el sur de Texas, en un pueblo similar a Uvalde.

Robles-Ramamurthy explicó que los niños que terminan en el sistema de justicia, o que llegan a lastimarse a sí mismos o a otros, no se despiertan un día y deciden ser violentos, y tampoco nacieron malvados.

Todos los niños con los que trabaja tienen un historial de experiencias infantiles adversas. La idea de “experiencias infantiles adversas” abarca el abuso físico, emocional y sexual, así como el abandono de todo tipo.

Por ejemplo, dijo, "puede ser negligencia física o emocional. Puede ser tener un padre con una enfermedad mental grave que no puede brindar la crianza y el apoyo que necesita un niño. Pueden ser padres que tienen problemas con adicciones. Pueden experimentar violencia de pareja o violencia familiar y otras formas de violencia comunitaria”.

Algunas personas pueden responder que muchos niños son acosados. Muchos niños tienen experiencias infantiles adversas. No necesariamente todos compran un rifle de asalto y matan gente.

"La mayoría de los niños no van a tomar un arma y dispararle a varias personas en una escuela u otro lugar público", admitió Robles-Ramamurthy. Pero, desafortunadamente, muchos niños también están tomando armas y muchos adultos están adquiriendo armas... Pero la violencia armada es un problema de salud pública en nuestro país que no se puede ignorar".

Los niños que se encuentran en estas situaciones a menudo no tienen a quién recurrir. El sistema de salud mental es parte de un sistema de atención médica que puede ser muy difícil de experimentar, especialmente en comunidades que no cuentan con el apoyo y los recursos adecuados.

El campo de la salud mental está tratando de ampliar su alcance para aumentar la competencia en salud mental de las personas que están en contacto frecuente con niños, según Robles-Ramamurthy. Eso significa médicos de atención primaria, pediatras e incluso maestros.

Esto es especialmente importante en áreas rurales como Uvalde, donde los profesionales de la salud mental han sido pocos y distantes entre sí, y a veces hay que manejar un auto durante horas para ver uno.

Según las clasificaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Texas para 2022, Uvalde tenía un proveedor de atención de salud mental por cada 1,780 personas. Los condados con mejor desempeño en los Estados Unidos tienen un proveedor por cada 250 personas.

Las áreas rurales de todo el país tienen números similares a los de Uvalde para 2022. Son lo que se conoce como "desiertos de salud mental", y los niños con problemas pueden tener que sufrir durante meses o un año o más antes de ver a un profesional de salud mental.

Los números de Uvalde ciertamente mejorarán en la encuesta del HHS el próximo año, porque los recursos han inundado el condado desde el 24 de mayo.

Pero, ¿y qué pasará en otros lugares?

"Es algo que debe abordarse en las comunidades rurales, no solo en Texas, sino también en otros estados. No tenemos los servicios que necesitamos", advirtió el alcalde de Uvalde, Don McLaughlin.

Desiertos de salud mental

McLaughlin ha sido foco de controversia. Es un partidario conservador que apareció en el programa de Tucker Carlson en la cadena de noticias Fox y trató de gritonearle a Beto O'Rourke, excongresista de El Paso y actual candidato Demócrata a gobernador, cuando interrumpió la conferencia de prensa de Abbott el día después de la masacre.

En el sofocante día de verano cuando habló con TPR, se preparó para anunciar planes para la construcción de un centro comunitario para niños que les daría un lugar para participar en todo tipo de actividades.

El alcalde cree que construir una comunidad puede ser un componente clave para mejorar la salud mental.

Cuando se le preguntó qué dijo el gobernador en esa conferencia de prensa sobre las necesidades de salud mental de la ciudad, McLaughlin agregó que “el gobernador dijo, el día después del tiroteo, que los funcionarios involucrados afirmaron que esto ocurrió porque había necesidades de salud mental que no eran atendidas. Y sigue siendo así. La salud mental ha sido un problema en todas partes. La salud mental no es el 100% del problema, pero es un problema. Y es un problema hasta antes del tiroteo”.

Agregó que antes del tiroteo en Uvalde, solo había dos consejeros de salud mental para cubrir cinco condados. “Así que estas personas pasan por alto”, explicó. “No tienen los servicios que necesitan. No tienen la ayuda que necesitan".

Texas ocupa el último lugar en los Estados Unidos en lo que respecta al acceso a la atención de la salud mental.

"En este momento", señaló McLaughlin, "si tenemos a alguien que tenemos que mantenerlo en cama, es posible que tengamos que ir hasta Texarkana, Texas, para encontrar una cama disponible. Sabes, eso es un viaje de 13 horas desde Uvalde (Abbott) espera que esta tragedia genere una mayor concientización tanto en lo que respecta a las armas como a la salud mental'. "

Uvalde mayor Don McLaughlin listens to Texas governor Greg Abbott speak during a press conference in Uvalde, Tex., on May 27,
Omar Ornelas/El Paso Times/USA TODAY NETWORK via Reuters Co
/
X02835
El alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, escucha al gobernador de Texas, Greg Abbott, hablar durante una conferencia de prensa en Uvalde, Texas, el 27 de mayo de 2022.

Texas también es el último estado en el país en cuanto al número de personas que tienen seguro. Además, el 14% de los niños de Texas con seguro médico no tienen cobertura para el tratamiento de problemas mentales o emocionales. Eso coloca a Texas en el lugar número 48 en las clasificaciones nacionales. El estado ocupa la posición 50 en lo que respecta a la proporción de proveedores de salud mental por persona, con 830 personas por cada proveedor de atención de salud mental, según Mental Health America.

Las cifras son aún más sombrías en las zonas rurales. El setenta y cinco por ciento de los condados rurales de los Estados Unidos no tienen proveedores de salud mental, y Texas tiene la mayor cantidad de condados sin proveedores de salud mental, según un análisis de ABC News de los datos de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid.

Se les llama “desiertos de atención de salud mental”.

Según Keith Herman, profesor de la Universidad de Missouri y codirector del Centro de Salud Mental de Escuelas Rurales, “las personas en entornos rurales dependen más de sus escuelas para identificar las necesidades de salud mental y luego brindar servicios en las escuelas. Y sabemos que eso crea desafíos para las escuelas porque muchos educadores no están preparados para brindar ese tipo de apoyo”.

La idea de mejorar la competencia en salud mental de las personas que ven a los niños todos los días es difícil, porque los maestros ya están sobrecargados de trabajo y abrumados, especialmente cuando lidian con el impacto continuo de la pandemia de COVID-19.

Los docentes tanto en entornos rurales como urbanos están estresados. Mucho de ese estrés está relacionado con la carga de trabajo diaria. Por lo tanto, abordar apoyo a los niños con problemas de salud mental es una cuestión de viabilidad y de lo que se puede esperar de los maestros.

Por eso, subrayó Herman, se enfatiza la importancia del trabajo preventivo con los niños en la escuela primaria y de brindar “ambientes seguros y efectivos en la escuela donde todos los niños tengan acceso a interacciones más positivas con los adultos”.

Herman también promueve la capacitación de los maestros para que busquen ciertas señales en los niños de primaria que pueden ser indicaciones de que están comenzando a desviarse de un camino saludable y pueden necesitar apoyo. Las preocupaciones de salud mental comunes en los jóvenes incluyen ansiedad o trastornos depresivos.

Herman agregó que las señales de advertencia son fácilmente identificables por comportamientos a los que los maestros y el personal escolar pueden estar atentos. Dijo que una señal observable surge cuando el estudiante comienza a tener dificultades académicas.

"Eso puede poner a los niños no solo rumbo al fracaso académico", explicó Herman, "sino a tener problemas de comportamiento, problemas emocionales y problemas de relaciones".

Entonces, si un maestro nota que un niño está comenzando a tener dificultades, ¿cuál es el siguiente paso?

“Ese es uno de los desafíos”, admitió Herman. “Si se va a realizar una evaluación, se necesita un plan para cuando esos niños estén en cuarto grado, quinto grado, sexto grado”.

Entonces, debe haber protocolos efectivos, explicó. “¿Van a poder darles servicio en su propio campus? ¿O cuál es su red de apoyo que va a proporcionar tal vez contratando... agencias de otras regiones que podrían proporcionar servicios de telesalud u otros tipos de apoyo?"

Otras barreras para la atención de la salud mental que existen en todas partes pero que se sienten más profundamente en las áreas rurales son la falta de seguro, ingresos más bajos que en las áreas urbanas, la falta de confianza en la industria de la atención médica y el estigma.

El estigma

Herman vive en Missouri. El estado tiene centros de acceso a la salud mental que son ventanillas únicas, esencialmente, para diversas necesidades de salud mental. Uno de los centros está en una zona urbana. Los clientes rurales tenían que conducir cierta distancia para llegar allí, por lo que se construyeron oficinas satélite en zonas rurales.

Pero una vez que se proporcionó un acceso más fácil, las familias de las zonas rurales no querían recibir los servicios en las oficinas satélites más cercanas a ellos. Prefirieron ir a la ciudad. Herman dijo que optaban por el anonimato a pesar de tener un traslado más largo.

“Aunque el estigma puede ser una experiencia bastante universal”, explicó. “Hay aspectos únicos del estigma que alguien en un entorno rural podría tener debido a que las personas se involucran en sus negocios”. Agregó que “en lugar de estar más abierto a hacerlo como un recurso, se convierte más en una carga” debido al estigma.

Y en lugares como Uvalde, específicamente, que tiene más del 80% de latinos, Robles-Ramamurthy dijo que puede haber razones culturales para la sensación de estigma.

Ella dijo: “Los latinos tienen algunas barreras culturales que afectan la forma en que accedemos a la atención o permanecemos en tratamiento. Pero quiero adelantarme a eso diciendo que nuestra nación tiene un problema con el estigma”.

En muchos hogares latinos, agregó, es vergonzoso lo que ella llamó “sacar a la luz los problemas de tu familia”.

“En español decimos, 'los problemas de la familia se quedan en casa'. Los problemas de la familia se quedan en casa”, comentó.

Y luego está el sentimiento de culpa que todos los padres tienen cuando sienten que le están fallando a su hijo. Es la idea, dijo, “que, como familia, como padres, deberíamos poder lidiar con el comportamiento de nuestros hijos”.

Pero incluso si una persona de un hogar latino superara su vergüenza, su culpa, el estigma, otro problema que dificulta el apoyo a los latinos es el racismo y las experiencias de discriminación en el cuidado de la salud.

Robles-Ramamurthy señaló una investigación que mostró que el 20% de los latinos reportaron haber experimentado discriminación en las citas de atención médica y en entornos médicos.

Este tratamiento puede disuadir a una población ya vulnerable de realizar un seguimiento para recibir apoyo y atención.

¿Cómo afectan estos factores a los niños, dado que la mayoría de los gatilleros que atacan grupos son hombres? “Sabemos que el estigma es severo para que los niños y los hombres accedan y reciban atención de salud mental”, explicó Robles-Ramamurthy, citando sistemas generacionales de opresión.

"No podemos aislar la salud mental de los niños y los hombres de otros sistemas de opresión”, dijo. Agregó que las nociones de “sexismo y misoginia” influyen en su visión del mundo y que estos sistemas suponen un “peso para que los hombres actúen de cierta manera o se comporten de cierta manera”.

La vulnerabilidad juega un papel en su capacidad de decir: 'Necesito ayuda, esto no funciona'”, explicó Robles-Ramamurthy. "Tenemos que ampliar su capacidad para ver sus opciones en el mundo como algo más que lo que les han dicho que es posible".

De vuelta a la escuela

Relacionado: Esta maestra sobrevivió al tiroteo de Uvalde. He aquí por qué ella ha vuelto al trabajo.

Nicole Ogburn estaba en su clase de cuarto grado en la escuela primaria Robb el 24 de mayo. Salvó a sus alumnos y a sí misma al escapar por la ventana de su salón de clases.

Así que tuvimos que abrir una ventana con agujeros de bala y vidrios por todas partes para poder salir”, recordó. “Y cuando la abrimos, había solo, no sé cuántos oficiales afuera sacándonos por la ventana. Pusimos una silla, saltamos, simplemente sacábamos a los niños por la ventana lo más rápido que podíamos”.

Ella conversó con Juana Summers de All Things Considered de NPR justo antes de que comenzara el año escolar. Estaba preparando su nueva clase de cuarto grado en un nuevo edificio llamado Primaria Uvalde. El año que empezaba la ponía nerviosa.

¿Aún podré mantener la compostura cuando esos niños entren y tengan un ataque de ansiedad por estar aquí en la escuela y sentirse asustados?", Preguntó Ogburn. "¿Seré capaz de manejar eso? Y espero estarlo, pero no estoy segura”.

Nicole Ogburn shows the new tool that she will use this year to know the emotional state of her students.
Verónica G. Cárdenas for NPR
Nicole Ogburn muestra la nueva herramienta que utilizará este año para conocer el estado emocional de sus alumnos.

Nicole Ogburn muestra la nueva herramienta que utilizará este año para conocer el estado emocional de sus alumnos.

Y a pesar de los recursos que han llegado a Uvalde desde el tiroteo de mayo, no es la única comunidad que lucha contra el miedo extremo. La salud mental es un tema que todos tienen en cuenta.

Todos los días”, dijo, “quieres saber… cómo se sienten tus hijos, porque a veces eso puede determinar cómo van a ser tus lecciones o cómo ese niño puede necesitar estar solo ese día. …”

Ogburn le mostró a NPR su salón de clases, que incluía un pedazo de cartulina negra bordeada con lunares brillantes como confeti y bolsitas de plástico con muñecos de pan de jengibre, uno para cada estudiante.

Relacionado: Estudiantes de Uvalde regresan a la escuela por primera vez desde el tiroteo mortal de mayo

Los niños pueden escoger un muñeco de pan de jengibre con una expresión que transmita su sentimiento ese día o en ese momento. “Así que esta es nuestra forma de ver cómo se sienten ese día”, explicó. “Así que tal vez si aprovechamos ese momento, podemos hacerlo con ellos”.

El aprendizaje socioemocional ayuda a los niños a identificar lo que sienten y les enseña el lenguaje que les ayudará a expresarse a lo largo de su vida. Esto incluye sus necesidades, preocupaciones, esperanzas y temores.

“Sé que las primeras semanas, estoy seguro de que todos estarán bastante asustados y ansiosos”, dijo Ogburn, pero luego, a lo largo del año, habrá otras emociones y “sucederán cosas en su vida familiar cotidiana”.

Esto es similar a la evaluación que describió Herman. Los profesores pueden tomar la temperatura emocional de sus alumnos. También es algo que Josh Knutson ha intentado replicar con la aplicación RHITHM, que también estará disponible para los estudiantes de Uvalde.

RHITHM es una herramienta de control de bienestar”, explicó. Es una aplicación que puede verificar el bienestar emocional de los estudiantes en varias categorías (mental, emocional, físico, social) y todo está basado en emojis.

Se tarda entre 30 segundos y un minuto en completarlo. El sistema está configurado para ofrecer atención individualizada y adaptable en el momento y elementos de contenido que realmente ayudan a los estudiantes a desarrollar algunas de esas habilidades y prepararse para participar en clase, todo en menos de dos minutos.

Porque para realmente sentarme y aprender, las partes pensantes de mi cerebro deben estar activadas”, dijo Knutson. "Y la forma en que funciona el cerebro, la forma en que funciona mi cuerpo, la forma en que funciona el sistema nervioso, es que si no estoy regulado, si estoy enojado, si estoy ansioso, si tengo hambre, si simplemente estoy emocionado... la activación de mi cerebro cambia a diferentes centros emocionales y reduce la activación en el sentido del pensamiento y el aprendizaje”.

En el contexto del aprendizaje, este tipo de regulación emocional se vuelve fundamentalmente importante para un estudiante.

RHITHM también comparte información de registro con los maestros para que puedan rastrear quién podría sentirse triste o enojado. “Ser capaz de identificar a los estudiantes como humanos que están experimentando desafíos al principio de la cadena”, planteó Knutson, “creo que puede ser un mecanismo preventivo importante”.

Pero, ¿qué se puede hacer por un niño que ha sido identificado como alguien que necesita un poco más de ayuda, particularmente en áreas donde los recursos de salud mental son limitados, en esos desiertos de atención de salud mental?

En Texas, algunos distritos escolares tienen un programa llamado TCHATT — Acceso a la salud infantil de Texas a través de la telemedicina.

Laurel Williams, profesora de psiquiatría infantil y adolescente en el Baylor College of Medicine y parte del Texas Child Mental Health Care Consortium, supervisa la implementación de TCHATT en todo el estado.

Explicó que “siempre que se identifique a un joven que tiene necesidades que van más allá de lo que un consejero podría atender, puede, con el permiso de los padres, hacer una remisión a nuestro equipo de atención médica para hablar con los padres, obtener un consentimiento , y luego proporcionar una evaluación para la familia”.

tele3.jpeg
Photo by Gabriel C. Pérez / KUT
/
Se instaló una computadora portátil en la oficina de Harris que permite a los estudiantes conectarse con profesionales de salud mental en Dell Children's Hospital.

Esto es como la telemedicina, como una reunión de Zoom con un médico, por lo que la distancia no sería un factor en esta opción de atención.

Los profesionales de la salud de TCHATT van a las escuelas. De esta forma, las familias no tienen que ausentar a su joven por largos períodos de tiempo para ir a una visita médica. Pueden salir de clase, caminar por el pasillo, tener su visita privada y segura y luego regresar a clase.

TCHATT existe desde 2019. Se desarrolló en respuesta al tiroteo en la escuela secundaria de Santa Fe, Texas, en 2018, en el que murieron ocho estudiantes y dos maestros.

Después de la masacre en Uvalde, Abbott y la legislatura decidieron que el acceso a TCHATT debería expandirse rápidamente y que el programa de telesalud mental debería estar disponible en todos los distritos escolares de Texas que lo deseen para el próximo otoño.

Williams dijo que algunos distritos escolares rurales han tardado un poco más en incorporarse, a pesar de los beneficios evidentes que ofrece. Reconoció que la población de Texas es diversa. “No hay nadie en Texas”, reconoció, “y definitivamente somos un estado compuesto”. Sus equipos en áreas rurales de Texas dijeron que los distritos escolares y los proveedores quieren obtener primero un nivel de familiaridad y confianza con esto.

No estamos aquí para decirles qué hacer en una escuela”, continuó. “Estamos aquí para dar apoyo. Y creo que a veces dudan un poco en creernos”.

Pero agregó: “Solo nos asociaremos contigo. Y si dices que realmente necesitas esto y este campus es en el que más ayuda necesitas, ese es el campus con el que te ayudaremos. Así que creo que esa confianza solo tiene que construirse. Y no se genera confianza de la noche a la mañana”.

El distrito escolar de Uvalde es uno de los que utilizarán los servicios de TCHATT este año. El distrito no tenía TCHATT cuando Ramos estaba en la escuela.

Si hubiera estado disponible entonces, ¿podría haber evitado el horror que estaba por venir? Williams no lo sabe. “Pero sí creo que podemos ayudar a prevenir que las personas se suiciden”, ejemplificó. “Podemos ayudar a evitar que las personas se depriman tanto que abandonen la escuela. ... Podemos evitar que las personas comiencen a usar estupefacientes y tengan problemas adicionales.

“Y obviamente”, agregó Williams, “todos esperamos poder unirnos para evitar otro tiroteo en una escuela”.

Relacionado: ¿Puede la telesalud resolver la crisis de salud mental de Estados Unidos en las escuelas?

Existen algunas formas viables de mejorar el acceso a la salud mental de los niños sin importar cuánto dinero tengan o dónde vivan. Estos programas necesitarán financiamiento, y los padres, residentes y votantes deben apoyar a los miembros de la junta escolar, a los miembros del concejo municipal y a los legisladores estatales y federales que estén dispuestos a financiarlos y mejorar el acceso a la salud mental de otras formas que sean innovadoras.

Uvalde puede ser un modelo de cómo atender mejor a los niños en zonas rurales, pero hay miles de otros pueblos donde los menores sufren sin nadie que los ayude. Las familias con dificultades también necesitan apoyo, en particular los padres que se enfrentan a sus propias necesidades de salud mental no satisfechas. Los padres no siempre pueden estar presentes cuando sus hijos los necesitan mientras enfrentan los peligros de su mundo en línea, como el acoso y la venganza pornográfica, la misoginia y el racismo.

Los padres son los adultos. Deben ser lo suficientemente fuertes para guiar a sus hijos de manera segura a través de su vida digital moderna. La comunidad en la que habitan debe ser la fuente de esa fortaleza. Uvalde es el ejemplo aleccionador de lo que puede suceder cuando se rompen esas obligaciones comunitarias. Entonces las vidas se rompen, los cuerpos se rompen y los corazones se desbaratan... para siempre.

Bonnie Petrie can be reached at Bonnie@TPR.org and on Twitter at @kbonniepetrie