© 2022 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Venezolanos crean una comunidad de bailarines de breaking en Colombia

Heber López, 29, performs a 'head spin' at a traffic light in the south of Cali, Colombia, as he dances for money.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Heber López, de 29 años, realiza un "giro de cabeza" en un semáforo en el sur de Cali, Colombia, mientras baila por dinero.

El break dance, o "breaking", siempre se ha nutrido de la migración desde finales de los años 60, con las diferentes formas de concebir este baile entre neoyorquinos, latinos, europeos y asiáticos. El "breaking" que se bailaba tradicionalmente en el Bronx o en Manhattan no volvió a ser el mismo después de que los bailarines adoptaran los ritmos de la salsa, el DJ y encontrarán inspiración en las acrobacias de las películas de kung-fu.

Colombia no es una excepción a esta regla: Cada año llegan decenas de migrantes venezolanos que buscan deconstruir su forma de concebir la ruptura. "Emigré para hacer arte", comentó Alexander Roque, que llegó a Cali desde Valencia, Venezuela.

El bboy Alexander Roque guarda con él una foto de su madre, Ana Beatriz Rojas (derecha), que decidió quedarse en Venezuela a pesar de la crisis, para mantener el recuerdo de su familia en su vida en Colombia. Roque llegó a la ciudad desde Valencia, Venezuela, en 2021.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
El bboy Alexander Roque guarda con él una foto de su madre, Ana Beatriz Rojas (derecha), que decidió quedarse en Venezuela a pesar de la crisis, para mantener el recuerdo de su familia en su vida en Colombia. Roque llegó a la ciudad desde Valencia, Venezuela, en 2021.
Joseph Azuaje, un bboy, o como se le conoce, 'Alf', realiza una voltereta durante una breve actuación del equipo Rebel Warrior frente a un restaurante en el oeste de Cali, Colombia, en enero 2022.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Joseph Azuaje, un bboy, o como se le conoce, 'Alf', realiza una voltereta durante una breve actuación del equipo Rebel Warrior frente a un restaurante en el oeste de Cali, Colombia, en enero 2022.

A quien se dedica a esta disciplina — y futuro deporte olímpico — se le conoce como bboy o bgirl, con la "b" en referencia al breaking.

Carlos González, un bboy que se hace llamar 'Titi', hace un gesto en referencia a Venezuela, en julio 2022. Al fondo, los asistentes al Hip al Parque 2022, en Bogotá, Colombia. Unas 70.000 personas llenaron el Parque Simón Bolívar, donde se celebró el evento.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Carlos González, un bboy que se hace llamar 'Titi', hace un gesto en referencia a Venezuela, en julio 2022. Al fondo, los asistentes al Hip al Parque 2022, en Bogotá, Colombia. Unas 70.000 personas llenaron el Parque Simón Bolívar, donde se celebró el evento.
Alfonso Berti Ibañe, también conocido como 'Murdeking', besa a su esposa Daniela Mariceth Corcho, en una calle del oeste de Cali. Se conocieron en 2016 en Barranquilla, una de las primeras ciudades a las que llegó 'Murdeking' tras salir de Naguanagua, Venezuela.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Alfonso Berti Ibañe, también conocido como 'Murdeking', besa a su esposa Daniela Mariceth Corcho, en una calle del oeste de Cali. Se conocieron en 2016 en Barranquilla, una de las primeras ciudades a las que llegó 'Murdeking' tras salir de Naguanagua, Venezuela.

Algunos bailarines de breakdance emigran específicamente para mejorar sus habilidades y crear una comunidad -una familia- en torno a la cultura del hip hop que les ayude a afrontar su propio proceso de migración.

Laura Mámbel, de 30 años, realiza una parada de cabeza en una terraza del barrio de El Rincón, en Medellín, Colombia. Su principal objetivo es tener una vida económicamente sostenible a través de la danza.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Laura Mámbel, de 30 años, realiza una parada de cabeza en una terraza del barrio de El Rincón, en Medellín, Colombia. Su principal objetivo es tener una vida económicamente sostenible a través de la danza.
<strong>De izquierda a derecha:</strong> Ibsen Jiménez, Joseph 'Alf' Azuaje, Gabriel 'Gohan' Arocha de Perú y Jim 'Mighty Jake' Párraga, miembros de la Flava and Spice Crew, posan para una foto en el barrio de Santa Lucía, al sur de Bogotá, Colombia, el 3 de julio de 2022.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
De izquierda a derecha: Ibsen Jiménez, Joseph 'Alf' Azuaje, Gabriel 'Gohan' Arocha de Perú y Jim 'Mighty Jake' Párraga, miembros de la Flava and Spice Crew, posan para una foto en el barrio de Santa Lucía, al sur de Bogotá, Colombia, el 3 de julio de 2022.

Estos bboys y bgirls también forman parte de una migración continua entre grupos. Medellín es considerada por los bboys y bgirls como la capital del breaking. Flava and Spice, un crew venezolano liderado por Gabriel Arocha, ganó el verano pasado el Hip Hop al Parque de Bogotá por primera vez en 25 años.

Dubraska Monterrey abraza a su novio Ibsen Jiménez, en un apartamento ubicado en el barrio Santa Lucía, al sur de Bogotá, el 3 de julio de 2022. Esa noche durmieron bajo un cheque de 11 millones de pesos (alrededor de $2,500 dólares) tras ganar el concurso Hip Hop al Parque 2022.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Dubraska Monterrey abraza a su novio Ibsen Jiménez, en un apartamento ubicado en el barrio Santa Lucía, al sur de Bogotá, el 3 de julio de 2022. Esa noche durmieron bajo un cheque de 11 millones de pesos (alrededor de $2,500 dólares) tras ganar el concurso Hip Hop al Parque 2022.

Algunos de los miembros del grupo también forman parte de Chicos del Barrio, otro grupo de break dance formado por seis bailarines de breaking colombianos y tres bboys venezolanos, Ibsen Jiménez, Jim 'Mighty Jake' Párraga y Joseph 'Afl' Azuaje.

Bboys de Venezuela practican una coreografía frente al Museo La Tertulia, en Cali, el 7 de enero de 2022. Normalmente, antes de embarcarse en las giras en busca de dinero, los artistas se reúnen en este punto para afinar sus actuaciones.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Bboys de Venezuela practican una coreografía frente al Museo La Tertulia, en Cali, el 7 de enero de 2022. Normalmente, antes de embarcarse en las giras en busca de dinero, los artistas se reúnen en este punto para afinar sus actuaciones.

Varios bboys y bgirls venezolanos comentan que la xenofobia fue algo que también se manifestó en el mundo del hip hop en Colombia durante los primeros años de la migración, hacia 2017 y 2018.

Gabriel Arocha, de 36 años, se mueve al ritmo de una canción en la sala de su apartamento, ubicado en el barrio Las Violetas de Medellín en julio. Arocha, nacido en Barquisimeto, Venezuela, llegó a la ciudad en 2017, cuando la crisis migratoria apenas comenzaba.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Gabriel Arocha, de 36 años, se mueve al ritmo de una canción en la sala de su apartamento, ubicado en el barrio Las Violetas de Medellín en julio. Arocha, nacido en Barquisimeto, Venezuela, llegó a la ciudad en 2017, cuando la crisis migratoria apenas comenzaba.
<strong>Izquierda</strong>: Heber López en uno de los pasillos de la Terminal de Autobuses de Cali, de camino a Bogotá para participar en el Hip Hop al Parque 2022, donde fue finalista con su crew la RBN. <strong>Derecha</strong>: El pasaporte venezolano de Gabriel Arocha. El bboy ha viajado a más de 12 países de América Latina y Europa para participar en competencias de breaking.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Izquierda: Heber López en uno de los pasillos de la Terminal de Autobuses de Cali, de camino a Bogotá para participar en el Hip Hop al Parque 2022, donde fue finalista con su crew la RBN. Derecha: El pasaporte venezolano de Gabriel Arocha. El bboy ha viajado a más de 12 países de América Latina y Europa para participar en competencias de breaking.

However, that mindset has shifted. Nowadays, the ongoing migration is perceived as an exchange of knowledge and skills between bboys and bgirls to transcend as a competitive art and sport.

Joseph 'Alf' Azuaje (center), performs a freeze during a battle between Chicos del Barrio, made up of Colombians and Venezuelans, against a crew from Bogotá, during the Free Style Session Latin America.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Joseph 'Alf' Azuaje (centro), realiza una pirueta en el aire durante una batalla entre Chicos del Barrio, formada por colombianos y venezolanos, contra una tripulación de Bogotá, durante la Free Style Session Latin America.

Para los bboys y las bgirls, la migración no es sólo física, sino también un intercambio de idiosincrasias, pasos de baile, trucos y la búsqueda de personas con las que puedan relacionarse.

Copyright 2022 NPR. To see more, visit https://www.npr.org.

Alexander Roque, de 22 años, se ducha en el río Meléndez, al sur de Cali, Colombia, para relajar sus músculos después de 30 actuaciones breves bajo uno de los semáforos de la ciudad.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Alexander Roque, de 22 años, se ducha en el río Meléndez, al sur de Cali, Colombia, para relajar sus músculos después de 30 actuaciones breves bajo uno de los semáforos de la ciudad.
Con una tiza, Heber López marca las 30 rondas de presentaciones cortas realizadas en un semáforo del sur de Cali, el 8 de mayo de 2022. Cuando un grupo de cuatro o cinco b-boys trabaja en ese tipo de lugar durante casi tres horas, cada uno puede reunir entre $15,000 y $40,000 pesos colombianos.
/ Jair Fernando Coll Rubiano
/
Jair Fernando Coll Rubiano
Con una tiza, Heber López marca las 30 rondas de presentaciones cortas realizadas en un semáforo del sur de Cali, el 8 de mayo de 2022. Cuando un grupo de cuatro o cinco b-boys trabaja en ese tipo de lugar durante casi tres horas, cada uno puede reunir entre $15,000 y $40,000 pesos colombianos.

Estefania Mitre
Estefania Mitre (she/her/ella) is a production assistant for social media who works with visual elements to amplify stories across platforms. She has experience reporting on culture, social justice and music.
JAÍR FERNANDO COLL RUBIANO