© 2020 Texas Public Radio
Real. Reliable. Texas Public Radio.
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
TPR Noticias

La trágica historia de la policía que respondió demasiado tarde a los tiradores activos

Funeral services for victims of the Uvalde shooting
SHANNON STAPLETON/REUTERS
/
X90052
Un oficial de la policía llega para asistir al funeral de Amerie Jo Garza, una de las víctimas del tiroteo masivo en la escuela primaria Robb que resultó en la muerte de 19 niños y dos maestras, en la Iglesia Católica del Sagrado Corazón en Uvalde, Texas, EE. UU., el 31 de mayo de 2022.

Read this story in English

La confusión, el caos y la información incorrecta parecen haber contribuido a la demora de las fuerzas del orden público en detener al atacante en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.

El tirador pasó más de una hora dentro de la escuela mientras la policía esperaba afuera, dicen las autoridades. Esto se debió a que el comandante a cargo del incidente, el jefe de policía del distrito escolar Pete Arredondo, trató la escena como una situación de una persona con barricadas en lugar de un tirador activo.

Los detalles de lo que exactamente salió mal todavía están confusos ya que la investigación sigue en curso.

Los expertos en la aplicación de la ley dicen que lo que sucedió en Uvalde recuerda lo que ocurrió en tiroteos masivos anteriores, incluido el ataque en la escuela secundaria Columbine en 1999 y en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en 2018.

Como lo demuestra la balacera en Uvalde y otras anteriores, la policía sigue cometiendo errores trágicos en los momentos más críticos de situaciones con tiradores activos, independientemente de su entrenamiento.

"Columbine lo cambió todo"

ARMY APC ROLLS OUTSIDE COLUMBINE SCHOOL SHOOTING.
Reuters Photographer/REUTERS
/
X00700
Un APC del ejército rueda por la calle frente a Columbine High School, donde hombres armados abrieron fuego contra estudiantes aterrorizados, posiblemente matando hasta 23 personas antes de quitarse la vida, el 20 de abril. Jeff Stone, alguacil del condado de Jefferson, dijo que los hombres armados, que eran estudiantes en la escuela, fueron hallados muertos en la biblioteca en lo que llamó una "misión suicida".

Cuando dos estudiantes atacaron la secundaria Columbine en Littleton, Colorado, en 1999, a los policías se les enseñó a rodear el edificio y crear un perímetro mientras se atendía a los heridos. Los alumnos estuvieron dentro de la escuela durante horas, algunos heridos, mientras esperaban ser rescatados por la policía.

Tres semanas después del tiroteo en Columbine, The Washington Post reportó: "Las decisiones tomadas en un puesto de mando reunido apresuradamente tuvieron consecuencias intolerables. Siguiendo las instrucciones, la policía se movió metódicamente por el edificio, evacuando a los estudiantes en lugar de correr por los pasillos en busca de los pistoleros. Pero eso significaba que pasarían horas antes de que los equipos SWAT llegarían a un profesor gravemente herido en el segundo piso".

El ataque en Columbine High School fue una alerta trágica para que las fuerzas del orden revisaran lo que salió mal y determinen cómo hacerlo mejor en el futuro. En los 23 años transcurridos desde Columbine, los organismos encargados de hacer cumplir la ley se han capacitado de manera muy diferente.

"Columbine lo cambió todo", afirmó a NPR Joseph Giacalone, profesor adjunto en el John Jay College of Criminal Justice y sargento detective retirado del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York. “Cuando tienes un tirador activo, tienes que acabar con la amenaza. Porque si no lo haces, la persona sigue matando”.

Después de Columbine, la policía adoptó en gran medida una estrategia que "requiere un equipo de cuatro personas para avanzar en una cuña en forma de diamante", según una Revisión de 2009 de las medidas adoptadas por la policía en un reportaje en el sitio web Slate. Un oficial está capacitado para entrar posiblemente solo.

El informe, escrito por Dave Cullen, quien más tarde escribió Columbine, un examen de la masacre de la escuela secundaria de Columbine, indicó que desde entonces la policía fue "entrenada para moverse hacia el sonido de los disparos y neutralizar al tirador. Su objetivo es detenerlo por completo". Asumiendo el posible costo. Pasarán junto a un niño moribundo si es necesario, solo para evitar que el tirador no mate a más ".

Cullen continuó diciendo que este protocolo ha funcionado. Durante el tiroteo de Virginia Tech en 2007, anotó, "probablemente salvó docenas de vidas".

En los años transcurridos desde entonces, la estrategia ha seguido evolucionando en respuesta al tiroteo escolar más reciente.

"Ha habido un movimiento muy fuerte en la capacitación de las fuerzas del orden para que ingresen como una respuesta individual. Y eso significa que un oficial entra y detiene la amenaza para evitar que ocurra el asesinato", detalló Lisa Dadio, profesora principal, y directora del Centro de Vigilancia Avanzada de la Universidad de New Haven. Ella es una teniente de policía jubilada del Departamento de Policía de New Haven en Connecticut.

Aunque este puede ser el estándar ahora, los casos han demostrado que el miedo doblega a los oficiales que responden a los hechos.

Al igual que en Uvalde, el mismo problema surgió en Parkland, Florida, durante el tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas. Un informe de la comisión que analiza el tiroteo de 2018 reveló que varios oficiales no entraron inmediatamente cuando llegaron a la escuela.

Todos los policías entrenan de manera diferente, creando confusión

No está claro cómo se entrenó exactamente a la policía de Uvalde.

El Informe de The New York Times descubrió que, en agosto de 2020, agentes de cinco agencias policíacas se reunieron en Uvalde para hacer un simulacro y capacitarse sobre cómo detener a un tirador. Fue al mismo tiempo que los funcionarios escolares estaban actualizando los protocolos de seguridad y contratando más oficiales en el departamento de policía del distrito escolar.

Esto no detuvo el resultado el 24 de mayo.

Dadio señaló que quiere detener el juicio sobre lo que salió mal en Uvalde hasta que se conozcan todos los hechos.

El público sabe que varias agencias policiales respondieron a la escuela ese día, incluido el departamento de policía del distrito escolar, la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. y el Servicio de Alguaciles de los EE. UU.

Según la experiencia de Dadio, ella sabe que este tipo de respuesta puede crear un ambiente de trabajo aún más caótico para los socorristas. Lo ha visto ahora en Uvalde, en Florida (durante el tiroteo en el club nocturno Pulse de 2016) y en Las Vegas (durante el ataque al Route 91 Harvest Festival un año después).

Un tiroteo masivo "involucra a múltiples agencias que se unen. Así que estás lidiando con diferentes capacitaciones, estás lidiando con diferentes respuestas y con quién está a cargo. Entonces es un caos masivo", indicó a NPR. "Y al mismo tiempo, hay personas que están heridas, que se están muriendo".

La forma en que respondan los oficiales siempre será diferente, mientras que las diferentes agencias en los EE. UU. finalmente sigan distintos métodos de capacitación.

"Es necesario que haya estándares nacionales o capacitación universal para situaciones como estas", reflexionó Giacalone. Las normas nacionales recomendadas existen, pero siguen siendo solo una sugerencia.

“Necesitamos que sea obligatorio. Básicamente, tienes alrededor de 18,000 agencias policiales que están haciendo prácticamente todo tipo de cosas”, dijo. "Si buscamos mejorar la vigilancia, necesitamos tener una mejor comprensión de lo que realmente le están enseñando a la policía".

Se necesita una inteligencia más actualizada

Una parte importante de los simulacros policiacos con tiradores es aprender a organizar una cadena de mando en medio del caos, explicó Giacalone.

“Se trata de unificar el mando. Se trata de tener un coordinador invisible. Se trata de que alguien dicte lo que tiene que pasar adentro y cuándo alguien tiene que seguir lidiando con las cosas afuera”, recalcó.

Esta era claramente una pieza que faltaba en Uvalde, agregó Giacalone.

El Senador del estado de Texas, Roland Gutierrez, declaró durante una conferencia de prensa el jueves que las llamadas al 911 desde el interior de la Escuela Primaria Robb se enrutaban al Departamento de Policía de Uvalde, no al Departamento de Policía del Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde. Eso finalmente contribuyó a la falta de comunicación el día del tiroteo, según Gutierrez.

Como han indicado los informes, el jefe de policía del distrito escolar creía que ya no había una amenaza activa y que la situación en la escuela era la de un sospechoso con barricadas. Esto fue mientras varios estudiantes llamaron al 911 para reportar que había niños heridos.

"Entiendo que durante una situación caótica se pueden cometer errores", consideró Giacalone. "Pero desafortunadamente, este podría haber sido el peor error que jamás hayamos cometido".

Es un problema desgarrador que surgió durante los tiroteos en Columbine y Parkland.

En ese artículo del Washington Post sobre Columbine, titulado el periódico reportó que "docenas de entrevistas con oficiales y otras personas en el lugar dejan en claro que la policía enfrentó una variedad de problemas críticos, desde la falta de un canal de radio común hasta el dilema de cómo manejar a cientos de estudiantes aterrorizados".

En Parkland, varias cosas salieron terriblemente mal. Parte del dilema fue la información inicial proporcionada a otros oficiales por Peterson, el oficial adjunto de recursos escolares. A pesar de su entrenamiento a lo largo de su carrera, Peterson les ordenó a los agentes que permanecieran al menos a 500 pies de distancia del edificio atacado. También les dijo a los oficiales que no estaba seguro de si los disparos provenían del interior o del exterior de la escuela.

Sin embargo, se han cometido otros errores dolorosos.

El tiroteo en Marjory Stoneman Douglas High School ocurrió justo afuera de la jurisdicción del Departamento de Policía de Coral Springs, pero el centro de comando del 911 no informó a ningún oficial sobre el tiroteo durante más de cuatro minutos después de recibir la primera llamada al 911, según el informe de la comisión que analiza el tiroteo.

At Least 17 Dead In High School Shooting - Florida
Sun Sentinel/TNS/ABACA/Sun Sentinel/TNS/ABACA via Reuters
/
X07115
Los estudiantes son evacuados por la policía de la escuela secundaria Stoneman Douglas en Parkland, Florida, EE. UU., después de un tiroteo el miércoles 14 de febrero de 2018.

Además, los oficiales informaron que sus radios no funcionaban en absoluto, lo que provocó que muchos no respondieran con urgencia cuando escucharon disparos.

Una vez que se estableció un puesto de comando en las primeras etapas de la respuesta en la escuela, todos, desde los funcionarios de la ciudad hasta los miembros de la junta escolar y otros servidores públicos, se reunieron allí innecesariamente.

"Su presencia interfirió con las operaciones de comando y control", determinó el reporte. También hubo "una gran confusión sobre la ubicación del puesto de comando y el papel del área de preparación. Esto se debió a la ausencia de comando y control y un sistema de radio ineficaz".

Estos errores y problemas de comunicación van más allá de los tiroteos escolares.

Después de la balacera en el club nocturno Pulse en Orlando, Florida, una revisión mostró que el personal de bomberos y servicios médicos de emergencia tenía prohibido responder a la escena por su cadena de mando, lo que retrasó la atención a los heridos.

Problemas similares surgieron en Las Vegas durante el ataque al Route 91 Harvest Music Festival. Esa noche, los agentes de policía estaban en el predio donde se realizó el concierto y el personal de seguridad se encontraba en los hoteles de los alrededores, mientras que otros socorristas intentaron controlar la escena después de que comenzaran los disparos. Durante unos primeros minutos críticos durante el ataque, ningún puesto de mando central estaba en su lugar guiando a los respondientes.

El informe que revisó el tiroteo encontró que las comunicaciones de los socorristas se vieron abrumadas por las llamadas al 911, la gran cantidad de víctimas y la información incorrecta sobre los múltiples tiradores y la ubicación del pistolero.

Se necesita hacer más trabajo para abordar la inteligencia disponible para los oficiales en estas escenas, advirtió Giacalone.

"La lección aprendida aquí es que alguien tiene que estar a cargo de obtener esa información y hacérsela llegar al comandante del incidente en la escena, para que él o ella pueda tomar una decisión mejor informada".

Esta nota fue traducida por Texas Public Radio con apoyo de Gabriela Olivares, Roberto Sierra, Francisco Marín e Yvette Benavides, para NPR y The Texas Newsroom. Haga clic aquí para más cobertura de Uvalde en español.

TPR fue fundado y es apoyado por nuestra comunidad. Si usted valora nuestro compromiso con los más altos estándares de periodismo responsable y puede hacerlo, por favor considere hacer su regalo de apoyo hoy.